Las escuelas vallisoletanas de español para extranjeros confían en recuperar “pronto” las cifras prepandemia
Cyl dots mini

Las escuelas vallisoletanas de español para extranjeros confían en recuperar “pronto” las cifras prepandemia

Aula de un centro educativo.

Natalia Martín, directora general de la Fundación de la lengua española, y Alicia Gutiérrez, jefa de estudios de la Casa del Español, aseguran que "se está viviendo una recuperación" en el sector.

La lengua castellana es una de las lenguas más poderosas del mundo. De acuerdo con un informe elaborado por el Instituto Cervantes, el español está por detrás del inglés y del mandarín. A su vez, siempre se ha escuchado que en Castilla y León es donde mejor se habla el castellano, una afirmación que depende de los gustos de la sociedad. Lo cierto es que Valladolid cuenta con varias de escuelas de idiomas de cara al extranjero. Sin embargo, estas han sufrido con el estallido de la pandemia, que ha impedido realizar su trabajo de la mejor manera posible.

 

El inicio de la crisis sanitaria supuso el cierre de varios locales de trabajo y ocio, lo que se tradujo en una considerable pérdida económica para estos establecimientos.  Según algunas estimaciones presentadas por la Federación Española de Asociaciones de Escuelas para el Extranjero (FEDELE), “los centros han facturado un 60% menos que antes de la pandemia”, declaró David Trigo durante su intervención  en el espacio Fitur Lingua el pasado mes de enero.

 

La pandemia fue terrible. Al estar cerrado los países y las fronteras la situación ha sido de 0”, declara Natalia Martín, directora general de la Fundación de la Lengua Española Valladolid. La principal actividad de los centros son cursos de inmersión lingüísticas, en las que estudiantes extranjeros vienen a la ciudad durante algunas semanas para aprender el idioma y la cultura castellana.Teníamos buen número de estudiantes, pero se tuvieron que marchar del país”, comenta Alicia Gutiérrez, jefa de estudios de la Casa del Español.

 

Ante aquella situación, mantener abierto o cerrar el centro eran las únicas opciones disponibles. O apuestas por mantener, como hizo mi jefa, o cierras debido al alto coste”, alega Alicia. “Algunas escuelas intentaron la conversión al online. Lo hemos impartido pero muy poco porque nuestra actividad es la inmersión y la experiencia”, afirma Natalia.

 

Las escuelas de español de cara al extranjero estuvieron muy afectadas por la pandemia y restricciones. “La situación ha sido muy mala, porque somos un sector que estamos englobados desde el turismo idiomático. Nuestro producto es el idioma pero somos un sector turístico y éste ha sido súper golpeado”.

 

Sin embargo, afirman que desde el año pasado han notado una recuperación del sector, debido a la mejora de la situación en la sociedad. “Hemos tenido un otoño bueno. Los alumnos se quedaban más tiempo  y se nota cierta recuperación, porque además hemos mantenido lo virtual. Las cifras han disminuido pero no drásticamente”, expone la jefa de estudios de la Casa del Español.

 

Sin embargo, muchas otras escuelas de español han decidido cerrar causa de la pandemia. “Es muy difícil mantenerlas sin una actividad continua. Nosotros desde la fundación vamos a seguir luchando, trabajando y aguantando porque somos un equipo de personas con mucha ilusión, ganas y confianza. Depende mucha gente de este trabajo y no vamos a permitir que se acabe

 

Debido a una leve recuperación del área, confían y son “optimistas” en volver “pronto” a aquellas cifras pre pandémicas. “Contamos con reservas y buenas previsiones para primavera y verano”, concluyen.