Las empresas de organización de bodas de Valladolid temen que estas se pospongan para 2022
Cyl dots mini
Poste izquierdo file

Las empresas de organización de bodas de Valladolid temen que estas se pospongan para 2022

Una boda en Valladolid. PATRICIA GRANDE

El sector de la organización de eventos califica la situación de sus negocios como "catastrófica" y no creen que se realicen muchos enlaces matrimoniales durante este año

Un sector muy afectado por la pandemia del Covid-19 es el de la organización de eventos como las bodas. Desde que empezó el confinamiento de marzo muchas ceremonias nupciales se aplazaron del 2020 al 2021, y ahora en plena tercera ola de la pandemia y debido al retraso de la vacunación se están posponiendo para el año 2022. ¿Pero qué ocurre en Valladolid?

 

Patricia de la Fuente  responsable de la vallisoletana Diventia Eventos, explica a TRIBUNA cómo está la situación en su sector que califica de “catastrófica”. “En 2020 hemos hecho en torno a un 2% de las bodas que teníamos programadas. No ha sido posible la realización debido a las restricciones ya que había gente que no quería casarse en esas condiciones, sin barra libre, sin baile, con aforos reducidos, etc.”, comenta de la Fuente.

 

Además De la Fuente asegura que hay mucha incertidumbre de cara al futuro. “Nos aplazaron todas las bodas para este 2021, y ahora nuestros clientes las están posponiendo para el 2022, sobre todos los que se quieren casar en el primer semestre del año. Las bodas del verano aún no sabemos, si la cosa sigue así seguirán el mismo camino. No creo que durante este año haya grandes bodas de muchos invitados”.

 

En cuanto a la facturación ha caído en el sector según Patricia de la Fuente en torno a un 80% respecto a otros años. “Y ha sido así gracias a que me he reinventado y he creado una tienda online, capsulata.es, donde vendemos varios productos algunos de ellos anticovid”.

 

MÁS ORGANIZADORES

Noelia Delgado Directora de MO Planner, asegura que la situación no solo afecta al sector de la organización de bodas, afecta también a todos los profesionales que participan para realizar una boda, ya como fotógrafos, músicos, restaurantes, autocares, tiendas de vestidos de novia y trajes de novio etc.”.

 

El año pasado tenía contratadas 18 bodas y se aplazaron 15. Hice 3 con un aforo muy limitado, parejas que querían casarse si o si por asuntos personales pese a la situación, etc. La facturación ha caído en 2020 un 90% y no tenemos ninguna ayuda”, aclara.

 

Además cree que con las medidas impuestas por la Junta se han dado demasiadas vueltas. “Sanidad puso unas medidas que entendemos perfectamente y respetamos, pero lo que no podían hacer es modificar las normas prácticamente todos los días y así es muy complicado realizar eventos, tanto como para nosotros como para los novios”, asegura Noelia.

 

Por su parte Nekane Martín de Chocolateamarillo,, cuenta la experiencia desde su negocio.“En 2020 la campaña de bodas cayó en picado, se celebraron muy pocas bodas, ya fuera por urgencias familiares u otros motivos. La mayoría la pospusieron para 2021, pero la sensación que tenemos es de que este año tampoco va a haber muchas”.

 

También reclama desde su punto de vista que, ya que son “un sector muy afectado por la pandemia y también muy olvidado sin ningún tipo de ayuda”, un poco de atención.Nuestra facturación ha caído alrededor de un 60%. No ha sido tan brusca como en el sector porque también nos dedicamos al merchandising y vendemos productos anticovid como mascarillas, no somos únicamente wedding planner y la facturación se ha visto compensada por ese tipo de productos”.

Poste derecho file