Las demandas de los niños de la provincia llegan al Pleno de la Diputación de Valladolid

Los más de 300 jóvenes son estudiantes de primero de ESO de ocho centros educativos de la Provincia vallisoletana. El Pleno Infantil, presidido por el presidente de la institución Jesús Julio Carnero García, también ha contado con la presencia de los portavoces de los cinco grupos políticos con representación en la Diputación. 


 

La Diputación de Valladolid ha celebrado este viernes, 27 de enero, un Pleno Infantil al que han acudido 305 invitados procedentes de los institutos de secundaria de los municipios de Boecillo, Tordesillas, Pedrajas de San Esteban, Peñafiel, Medina de Rioseco, Olmedo y Villalón. Además de los alcaldes, diputados provinciales, profesores y directores de los centros escolares.

 

Si bien en el Salón de Plenos del Palacio de Pimentel lo ocuparon únicamente 27 diputados y diputadas infantiles, el resto de sus compañeros se hicieron oír con sus ovaciones durante toda la sesión en las sucesivas votaciones.

 

Procedentes de ocho institutos: IES Alejandría de Tordesillas, IES Alfonso VI de Olmedo, CEO Boecillo, IES Campos y Torozos de Medina de Rioseco, IES Conde Lucanor de Peñafiel, IES Jorge Guillén de Villalón,  IES Juana I de Castilla de Tordesillas y el IES Pinares de Pedrajas de San Esteban. Lograron “representar todas las zonas de la provincia”, declaró Jesús Julio Carnero.

 

La simpática sesión comenzó con dos propuestas. La primera, a cargo del CEO Boecilllo, relativa al fomento del uso de los medios de transporte sin motor, trataba de dejar claro que se podría “ampliar el carril bici e impulsar el uso de las bicicletas públicas”. “Por nuestra salud y la de nuestro planeta”, defendían los jóvenes diputados.

 

La segunda era sobre la no prohibición de las nuevas tecnologías ni en el ámbito escolar, ni familiar ni con los amigos, salvo excepciones. Y es que “enseñarnos a ser buena gente es más importante que el uso de los aparatos”, destacaron.

 

Ambas propuestas terminaron con una votación contundente a mano alzada, 27 votos a favor, 0 en contra y 0 abstenciones.

 

Después se pasó a la resolución de la Convocatoria del Fondo Provincial Juvenil, en el que participaron dos proyectos. El del IES Pinares de Pedrajas de San Esteban, que, bajo el título ‘Somos una piña’, trata de construir un municipio más sostenible y cercano, a través de múltiples actividades.  

 

El segundo tiene el nombre de ‘Yo todavía enseño, yo todavía aprendo’, presentado por los alumnos del IES Conde Lucanor, habla de conseguir una mayor implicación de los jóvenes con las personas mayores  para lograr un aprendizaje recíproco.

 

Este segundo, tras votación secreta, fue el que finalmente se alzaría con el premio de 3.500 euros,  aunque el segundo también se llevó 1.500 euros para el desarrollo del proyecto.

 

Finalmente los despiertos diputados pudieron saciar sus dudas ante los portavoces de los distintos grupos políticos, que respondieron amables y agradecidos. El funcionamiento de los Plenos, el transporte en los pueblos de la provincia, los currículums sin datos personales para favorecer la igualdad, el Internet en las zonas rurales, las nuevas tecnologías y las actividades dirigidas a los jóvenes fueron objeto de las preguntas de los más curiosos.