Las bajas y el desgaste físico privan al Recoletas Atlético Valladolid del triunfo ante el BM Cuenca
Cyl dots mini

Las bajas y el desgaste físico privan al Recoletas Atlético Valladolid del triunfo ante el BM Cuenca

Javier Guijarro.

Los de Pisonero llegaron a remontar hasta seis goles de desventaja durante el segundo tiempo, pero una exclusión y una parada de Leo Maciel en los minutos finales del partido acabaron siendo decisivos para el triunfo local.

El Recoletas Atlético Valladolid volvió a rozar la victoria, al igual que ante Bidasoa, después de remar mucho una parada, en esta ocasión de Leo Maciel, privó a los pucelano de llevarse al menos un punto de El Sargal. A pesar de las bajas y el desgaste, los de Pisonero demostraron que son un equipo a tener muy en cuenta esta temporada.

 

El Recoletas Atlético Valladolid llegaba a la cancha de El Sargal muy castigado físicamente, a las ausencias de Turrado y Víctor Rodríguez había que sumarle la de Miguel Fernández, que a pesar de estar en el banquillo, estaba muy tocado y no disputó ni un solo minuto. Por ello Pisonero tuvo que recurrir de los juveniles para afrontar el choque ante Cuenca.

 

El partido comenzó eléctrico, con un continuo intercambio de goles entre uno y otro equipo, pero poco a poco la defensa conquense se fue asentando y obligó a forzar mucho en ataque a los pucelanos que sin apenas lanzamiento exterior ponía mucho más sencilla la tarea al rival que tan solo debía quedarse en los seis metros. Aprovechándose de esto los locales lograron marcharse en el marcador y obligar a Pisonero a frenar el partido (9-4; min. 12).

 

El toque de atención permitió a los pucelanos volver en parte al partido; la defensa se puso el mono de trabajo y César Pérez en portería comenzó a detener balones, tan solo Ponciano y su potente lanzamiento exterior conseguían superar al meta. A pesar de ello el ataque seguía algo atascado y se notaba en exceso las bajas de jugadores importantes. El equipo pucelano está tan contra las cuerdas que el técnico optó por recurrir por Jorge Serrano para jugar en el lateral derecho.

 

Al descanso los pucelano se marcharon cuatro goles por debajo, pero con sensaciones de que en cualquier momento podían darle la vuelta al partido, cosa que Cuenca se encargó de desmoronar estas sensaciones. Aprovechándose de los errores pucelanos los locales volvieron a marcharse hasta por seis goles en el marcador, pero eso solo era el acicate que necesitaban los pucelanos para ponerse el cuchillo entre los dientes y comenzar a remontar el partido.

 

El ataque comenzó a encontrar el camino al gol y la defensa se puso el mono de trabajo. o más bien César Pérez decidió echar la persiana abajo. Tal es así que el Atlético consiguió dar la vuelta al marcador y ponerse dos goles por encima. Los nervios comenzaban crecer en Cuenca que sumaba 14 minutos sin anotar, pero de nuevo Ponciano en dos acciones consecutivas se encargó de romper las redes con dos violentos lanzamientos desde más allá de los nueve metros.

 

Estaba claro que las cosas no iban a ser sencillas y Cuenca no se iba a dejar ganar en su casa de cualquier manera. A falta de dos minutos el partido estaba empatado a 24. Los locales anotaron y forzaron la exclusión de Nico López que acabó siendo definitiva para el devenir del encuentro. Maciel detuvo un balón decisivo y en el siguiente ataque los locales anotaron y sellaron su triunfo.

 

Segunda derrota consecutiva para el Recoletas Atlético Valladolid, que sigue dejando muy buenas sensaciones en el 40x20 y que tras el maratón de partidos va a poder recargar las pilas para la exigencia del calendario de la liga Asobal.