Las autopistas que dejarán de pagar peaje y lo que costará a las arcas públicas
Cyl dots mini

Las autopistas que dejarán de pagar peaje y lo que costará a las arcas públicas

La decisión de acabar con los peajes afecta a tres tramos directamente y eliminar estos contratos tendrá un coste en mantenimiento y en pérdida de ingresos.

El Gobierno liberará los peajes de las autopistas cuya concesión de 50 años termina entre este ejercicio y el año 2021, según ha adelantado el nuevo ministro de Fomento, José Luis Ábalos, en una entrevista concedida a El País y recogida por Europa Press. La decisión afecta directamente a los siguientes tramos: la AP-1 entre Burgos y Armiñón (Álava), de 84 kilómetros, que vence el 30 de noviembre de este año, y a la AP-7, entre Alicante y Tarragona, y la AP-4, entre Sevilla y Cádiz, cuyas concesiones concluyen el 31 de diciembre de 2019 y cuentan con 468 kilómetros en total.

 

Hace años que entidades sociales de Burgos solicitan este cambio para trasladar tráfico de la peligrosa N-1 hacia el trazado más moderno. Para ello, exigen liberalizar la autopista de peaje AP-1 y evitar así el elevado número de accidentes que concentra el tramo de la nacional que discurre por la provincia de Burgos. 

 

La supresión del peaje de las autopistas tendría un coste de unos 450 millones de euros anuales para las 'arcas públicas' sólo en el caso de la media docena de vías que terminan su plazo de concesión entre este año y 2021, importe que se eleva hasta los 1.000 millones si se contempla toda la red de pago de 2.550 kilómetros del país, según calcula la patronal de constructoras y concesionarias Seopan.

 

Los constructores proponen, al contrario, cobrar peajes en 14.000 kilómetros de carretera y, para ello, proponen un pago aproximado de 10 céntimos de euro por kilómetro para disfrutar de unas carreteras que, a día de hoy, son de libre acceso.

 

Según las estimaciones que ha ofrecido el ministro en su entrevista con El País el coste mínimo para el Estado de mantener y conservar las concesiones que vencen este año y el que viene (sin contar las de 2021 que ya estarían en la siguiente legislatura), sería, al menos, de unos 27 millones de euros al año. A esa cifra habría que añadir la cantidad no cobrada por el peaje.

Noticias relacionadas