Cyl dots mini

Las autoescuelas de Valladolid se reinventan para adaptarse a la nueva normalidad

Andrés Gago, profesor y responsable de la autoescuela San Benito, habla sobre las múltiples medidas que se están llevando a cabo en el sector

El protocolo de desinfección junto con las medidas de distanciamiento social han hecho que las autoescuelas tengan que adaptarse también a esta nueva normalidad. El número de prácticas de circulación diarias disminuye como consecuencia del tiempo empleado en desinfectar los vehículos tras las clases, un gasto “enorme, pero necesario” según el profesor de la autoescuela San BenitoAndrés Gago: “no hay que poner reparo a esto porque lo primero que queremos es proteger a los alumnos y protegernos a nosotros”.

 

Tanto en los vehículos como en las aulas se ha establecido un protocolo de desinfección con ozono y se toma la temperatura, además del uso de mascarillas, la limpieza de manos con soluciones hidro-alcohólicas, y la desinfección en superficies sensibles de contacto como el tirador de la puerta, la llave del coche, el volante, los espejos, luces, palanca de cambio, tapicerías, etc. En los coches además de la ventilación, la limpieza y la desinfección también se protegen con fundas los asientos, el volante, la palanca de cambio y los frenos de mano.

 

En las motos se dispondrá de gorros y funda para micrófonos y auriculares o la posibilidad de instalar en el casco del alumno un sistema de audio para su seguimiento, con el fin de que utilice su propia equipación si es que dispone de ella. Si no es así las autoescuelas se la proporcionarán higienizándola después de su uso, así como chalecos airbag, que también son una novedad en Valladolid.

 

Los exámenes de circulación también presentarán novedades: “antes iban varios alumnos en coche y ahora los exámenes será de uno en uno, el alumno, el profesor y el examinador, además, ahora en el momento que se comete un fallo eliminatorio el examen se suspende inmediatamente y antes no se hacía así, sino que se esperaba hasta el final de la prueba”, admite Gago.

 

Entre muchos de los cambios que se están llevando a cabo, Andrés Gago destaca los sistemas automáticos de medición. “Nos han establecido en la autoescuela sistemas de control de tiempo autónomo; antes los examinadores estaban con el cronómetro y ahora ya tenemos un sistema automático de medición”.

 

Desde la autoescuela San Benito, Andrés Gago admite que todavía es pronto para conocer si el número de alumnos va a disminuir en comparación con otros años pero es evidente que hay muchas personas especialmente afectadas por la crisis de del coronavirus que no van a poder asimilar los gastos que conlleva sacarse el carnet de conducir.

 

Hay muchas familias que todavía no han cobrado los ERTEs y las economías de muchas casas han disminuido fuertemente. Tienen que seguir pagando la luz, la hipoteca, el agua y no pueden permitirse emplear ese dinero para  el carnet de conducir”, afirma Andrés Gago, mientras admite que mucha gente también tiene miedo al contagio.

Noticias relacionadas