Las Águedas toman el control