Cyl dots mini

La Virgen de la Alegría se encuentra con Jesús Resucitado como broche de oro a la Semana Santa en Valladolid

Procesión del Encuentro de Jesús Resucitado con la Virgen de la Alegría. JUAN PASCUAL
Ver album

La Semana de Pasión vallisoletana concluye en un Domingo de Resurrección con nubes y claros y buena temperatura.

"Todo está consumado". Esa es una de las siete palabras que Jesús pronunció en la cruz antes de morir, y que se ajustan perfectamente a la Semana Santa vallisoletana en este Domingo de Resurrección. La Semana de Pasión ha concluído en Valladolid.

 

El Domingo de Resurrección se presentaba con nubes y claros en el cielo y rachas de viento, aunque buena temperatura, en lo climatológico. A las diez y media de la mañana partía de la Iglesia Conventual de Nuestra Señora de Porta-Coeli la cofradía de Nuestro Padre Jesús Resucitado, María Santísima de la Alegría y las Lágrima de San Pedro, con el paso Nuestro Padre Jesús Resucitado, obra de Ricardo Flecha que data de 1994.

 

A esa misma hora, y desde la iglesia Conventual de San Benito, partía la Cofradía del Santo Sepulcro y del Santísimo Cristo del Consuelo, con la virgen de la Alegría (Miguel Ángel Tapia, 1997) y Santo Sepulcro Vacío (Alonso José de Rozas, último cuarto del siglo XVII)

 

Amas cofradías se encontraban a las 11:00 horas en la Santa Iglesia Catedral, donde se celebraba la Solemne Misa Pascual, presidida por el Cardenal Arzobispo de Valladolid, Ricardo Blázquez. Al terminar el oficio religioso, se impartió la Bendición Papal y ambas cofradías, acompañadas por el resto de hermandades de la ciudad, partieron rumbo a la Plaza Mayor donde, en torno a las 13:30 horas, se produjo el Encuentro entre Jesús Resucitado y su Madre.

 

Allí, Blázquez pronunció un Fervorín e impartió la Bendición Apostólica a los presentes, concluyendo así el último encuentro de la Semana Santa vallisoletana, y con él las celebraciones de la Semana de Pasión que durante nueve días han llenado las calles vallisoletanas de cofrades, fieles y visitantes, convirtiendo las calles de la ciudad en un Museo Itinerante.