La vigilancia de drogas, para todos los vehículos

@PoliciaVLL

La Policía de Valladolid para a un ciclista al que somete al test de alcoholemia. El resultado, positivo. Esto supone que ese conductor será multado según indica la Ley.

Que sea anómalo no significa que sea legal. Eso es lo que ha sucedido esta tarde de martes 6 de junio cuando la Policía Municipal de Valladolid, que durante esta semana intensifica junto con la DGT el control de drogas al volante debido a una campaña de concienciación sobre los peligros que supone, ha dado el alto a una persona en bicicleta.

 

Según la normativa vigente, un ciclista es un conductor. Como tal tiene derecho a ir por la calzada, por el medio del carril si lo desea. Y como tal, también tiene la obligación de cumplir las normas.

 

En este caso, interceptado por los agentes, la persona sobre la bicicleta arrojó una tasa superior a 0,60 mg/l según explica la Policía. Por ello se llevó la denuncia correspondiente, aunque en su caso no se trata de un delito ya que el Código Penal establece que solo podrá ser imputable a conductores de vehículos a motor o ciclomotor.

 

Según establece el Reglamento General de Circulación, "todos los conductores de vehículos y de bicicletas quedan obligados a someterse a las pruebas que se establezcan para la detección de las posibles intoxicaciones por alcohol". Pero atención porque, según detalla el Art.21, "igualmente quedan obligados los demás usuarios de la vía cuando se hallen implicados en algún accidente de circulación".