La UVa compra un equipo para el análisis de microcontaminantes en alimentos y medio ambiente

Un edificio de la Universidad de Valladolid. TRIBUNA

Podrá ser usado por grupos de investigación universitarios, empresas y otras instituciones que lo soliciten

El Laboratorio de Técnicas Instrumentales (LTI) de la Universidad de Valladolid ha adquirido, gracias a la subvención de 499.000 euros de la Consejería de Educación de la Junta, un equipo que permite, entre otras y muy diversas aplicaciones, la determinación y cuantificación de microcontaminantes (como por ejemplo fármacos, pesticidas, retardantes de llama, etc.) en matrices complejas, como por ejemplo las matrices ambientales o alimentarias.

 

Una de las características singulares de este equipo es la existencia de un doble detector que permite no sólo identificar y cuantificar compuestos conocidos, sino también identificar compuestos desconocidos como pueden ser los productos de degradación de dichos microcontaminantes.

 

En concreto, la descripción técnica de este equipo es 'Plataforma Analítica con Concentración/Clean-up online a UHPLC con doble detección target/unknown por espectroscopía de masas de triple cuadrupolo para ultratrazas y alta resolución en tándem' y la petición para su compra fue promovida por los cuatro Grupos de Investigación Reconocida (GIR) que forman parte del recientemente creado Instituto de Procesos Sostenibles (IPS).

 

La subvención forma parte del programa Infraestructuras en Red de Castilla y León (Infrared) para la adquisición de equipamiento científico en el marco de la red de equipamiento científico-tecnológico compartido en Castilla y León, cofinanciada por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER) para 2018.

 

Estas ayudas se encuadran en el Programa Operativo FEDER de Castilla y León 2014-2020, en el Objetivo temático 1: Potenciar la investigación, el desarrollo tecnológico y la innovación, y en concreto en el objetivo que hace referencia al fortalecimiento de las instituciones de I+D y creación, consolidación y mejora de las infraestructuras de investigación e innovación (públicas) para lograr el incremento de la calidad científica y el impacto socioeconómico de la actividad investigadora.

 

La adquisición de esta plataforma, que estará operativa a finales de este año 2018, permitirá mejorar la oferta de servicios externos a empresas y organizaciones que ofrece el LTI de la Universidad de Valladolid, así como la capacidad analítica y el potencial científico e innovador de diferentes grupos de investigación, tanto de nuestra Universidad como del resto de Universidades de Castilla y León.