La Universidad de Valladolid pierde una oportunidad en Avilés

Imagen de un partido anterior. TERESA SÁNCHEZ

El equipo de balonmano cayó (27-24) ante el Café Toscaf Avilesina en un partido marcado por los errores.

FICHA TÉCNICA

 

CAFÉS TOSCAF AVILESINA (17+10): Adrián, Cristian (5), Fidalgo (6), Jaime (5), Dani, René, Veleda (1) -siete inicial- Sergio (p.s), Carlos (1), Víctor (3), Pablo, Adrián (5), Ramón (1) y Tejerina.

 

UVA (12+ 12): Pablo, Dani Pérez(5), Joel(4), Pablo García, Turrado(5), Escudero (1), Iñaki (5) -siete inicial- Alberto (p.s.), Benito (1), Fran (1), Rogel(1), Diego (1) y Miguel Toquero. 

 

PARCIALES: 3-2, 6-5, 8-9, 11-10, 13-11, 17-12 (descanso), 18-16, 21-17, 21-20, 23-21, 24-21, 27-24.

 

ÁRBITROS: Efrén Muñoz e Ignacio Rubio (Madrid). Excluyeron a: Veleda (min. 26 y 52) y Tejerina (min. 10) por parte de la Avilesina y Rogel (min. 28) y Turrado (min. 52) por parte de la UVa.

 

INCIDENCIAS: 7ª. jornada de la liga de 1ª División nacionalPolideportivo Municipal de la Magdalena ante 200 espectadores.

 

La Universidad de Valladolid dejó escapar una gran oportunidad para ganar en la pista del líder provisional de la competición al no saber jugar en los momentos claves del encuentro (27-24). A pesar de que ambos conjuntos contaban con bajas importantes, los locales fueron los que menos errores cometieron sobre la pista.

 

Llegaban los vallisoletanos a tierras asturianas con la intención de olvidar el mal encuentro de la semana anterior frente a la Universidad de León. En frente, uno de los gallos de la competición, el Café Toscaf Avilesina que no podía dejar escapar la oportunidad de dormir en el primer puesto de la tabla.

 

Sonaba el pitido inicial y ambos equipos empezaban a asentarse en el 40x20. Dos defensas 6:0 imperaban en la Magdalena y sendos ataques se las veían crudas para conseguir profundizar en sus respectivas porterías rivales. Pronto los locales comenzaban a mandar en el marcador.

 

Con un juego muy vertical y haciendo mucho daño con grandes unos para uno, la defensa universitaria comenzaba a verse desquebrajada. Bien es cierto que durante varios instantes la UVa lograba mantener el tipo y, en ocasiones, dar más de un susto a su rival pero, lejos de afianzarse en su juego, los de Tinín Alonso volvieron a sufrir la pájara que ya viene siendo habitual en cada encuentro.

 

Así, los locales, sin pensárselo dos veces, pisaron el acelerador para coger una renta de hasta 5 goles que hacía caminar tranquilos en el encuentro.

 

Con todo esto, hubo un momento en el que el partido entró en una dinámica en el que ninguno de los dos equipos quería llevarse el gato al agua. Continuas pérdidas de balón, errores de lanzamiento y un sin fin de imprecisiones por parte de los dos equipos terminaron con los locales siendo más listos y consiguiendo una victoria que deja a la UVa en mitad de tabla.

 

La semana que viene, los vallisoletanos recibirán al BM Corrales con la intención de volver a la senda de la victoria.

Noticias relacionadas