Cyl dots mini

La Universidad de Valladolid cede a la presión e impide en Derecho un acto sobre el caso de Alsasua

La formación política Vox remitió una carta al Decano, quien cambió su postura y denegó el aula que había solicitado la Plataforma Ciudadana en Defensa de las Libertades a través de EDUP, unión de estudiantes. Ahora se busca un nuevo emplazamiento en medio de las acusaciones a la institución académica. TRIBUNA ha recogido el sentir de cada parte. 

La Universidad de Valladolid se ha visto inmersa en una polémica delicada. Todo a raíz de la conferencia titulada 'La verdad sobre el caso Alsasua' organizada por la Plataforma Ciudadana en Defensa de las Libertades, en la que se anunciaba la presencia de algunos familiares de los jóvenes acusados de terrorismo en ese municipio de Navarra.

 

Presiones políticas y acusaciones de veto sazonan una historia que tuvo sus primeros capítulos a principios de esta semana, cuando en redes sociales algunas cuentas, muy críticas con la izquierda, reclamaban a la UVa la cancelación de este acto. Una reivindicación que recogió la formación política Vox y que trasladó al Decano de la facultad de Derecho, donde se tenía previsto celebrar el acto, mediante un escrito registrado a las 14:30 horas del miércoles 30 de mayo de 2018.

 

Pocas horas antes el Decano, Juan María Bilbao, se había reunido con representantes de EDUP (Estudiantes de Derecho por la Universidad Pública), asociación estudiantil que avaló la charla ya que para acceder a un aula la propuesta debe venir por algún ente del ámbito universitario. Guillermo es su portavoz, quien explica que "fui ayer (miércoles 30 de mayo) a hablar con el Decano, sobre las 12:30 horas, y en principio dijo que no había problema, aunque reconoció que había muchas llamadas para que no facilitara el espacio, pero dijo que el acto se iba a hacer", y que completa la cronología de los hechos indicando que "el aula estaba pedido anteriormente, pero como asociación vamos a avalarlo el miércoles".

 

"Dos horas después me llaman y me dicen que el Decano quiere hablar conmigo, y me dice que finalmente no va a autorizar el uso de esa sala porque, dice, se ha informado sobre el contenido y le parece un acto de reivindicación política y sin contenido académico" exponen desde EDUP, quienes no comparten la decisión de Bilbao e incluso trataron de aportar soluciones para cambiar el formato. 

 

Fuentes del gabinete de comunicación de la Universidad de Valladolid justifican la decisión en el argumento de que "se trata de un acto reivindicativo que no se ajusta al debate jurídico, que es el que ampara la actividad que hace esta facultad", y también que el acto carece de orientación académica. Eso fue lo que el Decano transmitió a EDUP, y aunque los estudiantes este jueves 31 de mayo "proponemos una nueva idea del acto, de acuerdo con la Plataforma, introduciendo la intervención de un abogado explicando el tipo penal vinculado al ámbito jurídico", el Decano "lo deniega de nuevo".

 

TRIBUNA ha tratado de ponerse en contacto con el decano de la facultad de Derecho, pero según han explicado desde el decanato, el máximo responsable no se encontraba allí ni el jueves por la tarde ni el viernes 1 de junio por la mañana, y tampoco ha devuelto la llamada para aportar su visión.

 

No obstante, alega Guillermo, "destacar que los familiares de las personas imputadas venían a hablar de lo que han hecho en el Parlamento Europeo", donde han denunciado en Estrasburgo lo que las familias entienden como "una gran desprotección", según recoge la televisión pública de Euskadi. Hay que recordar que son ocho las personas acusadas de actos de terrorismo a raíz de una supuesta agresión a dos guardias civiles y sus parejas en un bar de madrugada, que se enfrentan a penas de 375 años de cárcel en su conjunto, y que los hechos se remontan a octubre de 2016. El juicio en la Audiencia Nacional se ha celebrado en abril de 2018, sin sentencia aún, mientras las ocho personas han permanecido en prisión preventiva desde entonces, un año y medio a la espera de juicio. 

 

Desde la Plataforma Ciudadana en Defensa de las Libertades de Valladolid atiende a TRIBUNA José Alberto Blanco, quien recuerda que "cuando hablé con el Decano le dijimos que había dos abogados en la mesa, ya que el fondo del asunto es la aplicación de unos artículos del Código Penal, después de las familias se abriría un debate jurídico sobre qué artículos se aplican y por qué", y completa asegurando que el Decano "reconoció que había presiones, ¿de quién?"

 

"NO PODEMOS ENTENDER QUE LA UNIVERSIDAD PRESTE LAS INSTALACIONES"

 

"Vimos en las redes que se había anunciado una convocatoria en la que los ponentes iban a defender a los encausados por el caso de Alsasua. Veíamos mal que eso se hiciese en el aula de una universidad, por dos motivos: la Universidad es la casa que la sabiduría ha hecho para sí misma, y no veo qué proyección de sabiduría tiene la postura de estas personas; y que en caso de iniciar un debate jurídico, lo que tendría que ocurrir es que dieran la voz a las víctimas reales".

 

Así lo explica Jesús García-Conde, portavoz de la formación política Vox en Valladolid, quienes reconocen que hicieron presión para cancelar ese acto, con éxito. "Presentamos un escrito el miércoles a las 14:30 horas pidiendo la suspensión del acto. Y que en caso de celebrarse, se modificase el encabezamiento 'la verdad' y se contase con la presencia de la parte contraria, añadiendo que la UVa considere el homenaje a las víctimas" manifiesta. Además ponen desde Vox la lupa sobre el colectivo Gurasoak, uno de los participantes en el evento: "En su web hablan de la desproporción de las condenas. Me pregunto si a ese colectivo le parece proporcional que 25 personas apaleen a cuatro".

 

Por todo ello, García-Conde defiende que "me parece increíble que alguien defienda la conducta de estas personas", añade que "podemos entender que lo hagan en el ámbito privado, pero no que la Universidad preste las instalaciones" y concluye sobre posibilidades futuras: "Si se hace en un centro cívico, igualmente trataremos de impedirla".

 

En cuanto a la presión ejercida sobre la universidad, también hay voces que señalan al PP. Aunque, interrogado por TRIBUNA, el portavoz municipal Martínez Bermejo lo ha desmentido: "No me consta que nadie del PP en Valladolid haya hecho nada en este sentido. No nos parece bien que se haga exaltación de personas que están en ámbito judicial, pero creemos en la autonomía universitaria, es una decisión de ellos, y no hemos hablado con el Decano".

 

"LA UNIVERSIDAD HA HECHO ACTOS COMO ESTE HACE UN MES"

 

Ante esta situación, división de opiniones. Por una parte está el 'Grupo de Estudiantes de Derecho (GED)' quienes presumen de ser los responsables de haber "frenado" el acto e informaron en Twitter durante la mañana del 31 de mayo: "Hemos solicitado la suspensión al Decano, quien tras comprobar los motivos expuestos, ha decidido su cancelación. Una vez más demostramos que para GED, el cumplimento del la ley y el respeto del Estado de Derecho es esencial para una convivencia en Libertad". Y completan: "Su celebración podría constituir un delito de apología del terorismo". Ellos no han respondido a la solitud, por email, para participar en este reportaje.

 

Por otro lado, EDUP. "La Universidad ha hecho actos como este hace un mes" lamenta Guillermo, quien recuerda: "Uno llamado 'Desmontando el comunismo' (avalado por ADDE, otra plataforma estudiantil), aunque el Decano alega que esta charla no la consideraba reivindicativa sino que era académica aunque tenía intencionalidad política. El mismo Decano participa en la charla 'Estudiantes, presos y Exiliados Políticos en Venezuela'" que tuvo lugar el 14 de marzo en Derecho, con la participación entre otros de Leopoldo López, padre del político opositor venezolano. "Los precedentes dicen que hay un montón de actos con interés académico dudoso y signo político claro, a mí me parece bien", completa Guillermo, junto con la aclaración: "La pluralidad en un acto no es exigible, lo que tiene que ser plurar es admitir actos de uno y otro signo".

 

Es por eso que catalogan este veto como "hechos bastante graves ya que decidir arbitrariamente sobre la autorización o no de un aula es grave" y profundiza en relación a su conversación con Juan María Bilbao: "Me insistió en que no pensara que la decisión la tomaba por presiones. Él dice que no se mete con el contenido del acto, sino con el formato. Nosotros creemos que si no hubiera habido esas presiones, se hubiese hecho con normalidad. Hace tiempo se hizo un acto por el derecho a decidir, que la gente de Vox amenazó con reventar, y al final se hizo con normalidad".

 

En la misma línea se pronuncia José Alberto Blanco. "Te da un poco de pena que la Universidad no sea abierta, parece mentira que pongan ese pretexto para no permitir esta actividad. La Universidad tendría que estar al servicio de los universitarios y de la ciudad" manifiesta, quien también critica que "si son otros quienes convocan cosas de este tipo sí pueden".

 

Blanco, que pone voz al conjunto de asociaciones que forman la Plataforma Ciudadana, destaca que "estamos en una situación muy terrible, hay que analizar cómo está el país desde el punto de vista penal, donde el nivel de delitos es bajo y el de encarcelamientos muy alto".

 

'LA VERDAD SOBRE EL CASO ALSASUA' SÍ SE CELEBRARÁ

 

A pesar de toda la polémica, desde la Plataforma Ciudadana dejan claro que la conferencia sí va a celebrarse en Valladolid en la fecha prevista, el viernes 8 de junio a las 19:30 horas. Solo queda por confirmar el lugar. "En principio se intentará ver si nos dejan la facultad de Filosofía y Letras (a través de Alternativa Universitaria), también contemplamos la posibilidad de un centro cívico, y en última instancia tenemos dos locales disponibles", repasa José Alberto Blanco.

 

Desde el decanato de Filosofía y Letras, consultados durante la mañana del jueves 31 de mayo sobre esta posibilidad, han explicado que "tiene que ser una actividad vinculada con la Universidad, y necesitamos saber el contenido exacto", al tiempo que han defendido la integridad de la Institución: "No creo que haya censura en ningún centro".

 

Por su parte el Ayuntamiento de Valladolid, requerido por este periódico a través del responsable del área de Participación Ciudadana el concejal Alberto Bustos, no se ha pronunciado por el momento sobre la cabida o no de esta charla en un centro municipal.