La UNESCO cataloga al Archivo de Simancas como 'Memoria del mundo' por los documentos que atesora

Junto al de Simancas han sido reconocidos también: Biblioteca Nacional, catedral de Santiago, Universidad de Salamanca, Instituto Ramón y Cajal y archivos de sus discípulos.

El rector de la Universidad de Salamanca, Ricardo Rivero; la consejera de Cultura y Turismo de la Junta de Castilla y León, Josefa García Cirac; el director de Bellas Artes y Patrimonio Cultural, Luis Lafuente, y la delegada del Consejo Superior de Investigaciones Científicas en Castilla y León, Mar Siles, entregaron este lunes en el Paraninfo los diplomas acreditativos de la inclusión en el Registro Internacional de la Memoria del Mundo de la UNESCO a los bienes del Patrimonio Documental Español inscritos en el año 2017. 

 

La distinción ha sido concedida a los Archivos de la Corona de Aragón y Simancas, la Biblioteca Nacional, al Instituto Ramón y Cajal del CSIC, a los propietarios de los archivos de los discípulos del Nobel aragonés, al Códice Calixtino de la Catedral de Santiago de Compostela y otras copias medievales del Liber Sancti Jacobi, entre las que se encuentra la de la Universidad de Salamanca.

 

Con once candidaturas aprobadas por la UNESCO, España forma parte del grupo de países con mayor número de documentos incluidos en este grupo. La inscripción de todos estos documentos en el Registro Internacional de la Memoria del Mundo supone el reconocimiento de su valor excepcional, su significado universal y refrenda la importancia y relevancia internacional del Patrimonio Documental Español y el compromiso de las instituciones culturales y administraciones públicas para seguir trabajando en su conservación y difusión internacional. 

 

LA UNESCO puso en marcha el Programa ‘Memoria del Mundo’ en 1992 para incrementar la conciencia sobre la importancia y fragilidad del patrimonio documental mundial, asegurar su conservación y lograr su accesibilidad universal y permanente. 

 

La manifestación más visible de este programa es el mantenimiento del Registro Internacional de la Memoria del Mundo, un listado que reconoce aquellos documentos, colecciones o fondos documentales que se consideran de mayor relevancia y significación para la Humanidad y cuya pérdida sería irreparable, por lo que deben ser conservados para las generaciones venideras.