Tribuna mini Saltar publicidad
Publicad autobus 800x800 file

La última entrevista de Nieto: "El día que me vaya, me iré tranquilo sabiendo que nunca he deseado el mal a nadie"

Ángel Nieto (Foto: E. P.)

Ángel Nieto  deja un recuerdo muy entrañable de su persona, que permanecerá por siempre en los corazones de quién le conocieron.

El pasado año compartió con todos los espectadores sus rincones más privados de su vida familiar al lado de Bertín Osborne. Como una paradoja del destino, al comienzo del programa recordaba el que hasta el pasado miércoles fuera el peor accidente de su carrera: "Me rompí la tibia y colisioné contra dos personas del público a las que hice mucho daño". Asimismo, descubrimos también su lado más generoso: "Todas las ganancias de los premios las doné a los heridos. Fue muy duro para mí".

 

Su infancia fue dura desde el punto de vista económico, pero con constancia y lucha salieron adelante. Siempre tuvo claro que quería ser piloto de motos porque la escuela no era lo suyo. A escondidas visitaba un taller de mecánicos que había cerca de su casa, donde hizo los primeros pinitos. Tras pasar seis meses trabajando en puestos precarios de limpieza, coincidió con un piloto español al que acompañó en su gira nacional. A pesar de su perseverancia, Ángel no conseguía hacerse hueco como piloto hasta que Antonio Rabasa, fundador honorífico de Derbi, apostó por él y le ofreció una sesión de entrenamiento. Tal fue la sorpresa para Rabasa que no cesó en su deseo de lanzar a Nieto al estrellato. El astro del motociclismo se convirtió en campeón del mundo por primera vez con 21 años de la mano de Derbi.

 

En Mi Casa es la tuya, 'El Niño' habló sobre las dos mujeres de su vida: Pepa, la madre de sus hijos Pablo y Gelete, y Belinda, la mujer con la que compartió el resto de su vida y le convirtió en padre por tercera vez a los 50 años. Hugo, fruto de su última relación, significó algo muy importante en su vida, síntoma de felicidad y vuelta a la juventud. Fonsi Nieto, al que consideraba "su hijo adoptivo", le dio la gran alegría de su vida al querer seguir los pasos de su tío respecto al mundo del motor.

 

La entrevista culminó con una fuerte declaración por parte de Ángel: "El día que me vaya de este mundo, me iré tranquilo sabiendo que nunca he deseado el mal a nadie", un cálido recuerdo que nos deja el campeón.
 

Noticias relacionadas