La tienda referente de ‘vapeo’ en Valladolid lamenta la censura que ha sufrido el cigarrillo electrónico

Cristian, Alber y Javier en la tienda de Mad Alchemist en Valladolid. ÁNGEL PISANO

En las últimas semanas este método para dejar de fumar ha sido puesto entredicho por parte del Ministerio de Sanidad, Servicio Sociales e Igualdad.

Dejar de fumar se podría decir que es uno de los retos más difíciles para una sociedad en la que el tabaco es uno de los productos a los que más recurre la gente para el estrés. Con el objetivo de lograr dejarlo, aparecieron hace unos años los ya famosos ‘vapers’ o cigarrillos electrónicos.

 

Estos dispositivos se componen de una batería, unas resistencias, algodón y un líquido formado por glicerina vegetal, propilenglicol y saborizantes. Además, si el usuario lo desea, puede incluir o no la nicotina.

 

Y es que el cigarrillo electrónico ha pasado a ser un fenómeno de masas, millones de personas vapean en todo el mundo. Esto ha llevado también a la aparición de las tiendas de ‘vapeo’. Estos establecimientos se han convertido en unos pequeños centros de reunión social en los que comparar dispositivos y probar nuevos líquidos.

 

“El ‘vapeo’ sustituye la ingesta de unos químicos cancerígenos por unas sustancias que son un 95% más saludables, asegura Alber, el director de Mad Alchemist Labs, en la calle General Almirante,  y fabricador de E-liquids.

 

El simple hecho de tener algo en la mano o expulsar vapor, hacen que el cerebro se auto engañe, y es por eso que el ‘vaper’ ha aterrizado con la fuerza con lo que la ha hecho.

 

Para Javier, compañero de Alber, es “un triunfo” que una persona acuda a la tienda y logre dejar de fumar 1 o 2 cajetillas diarias, e incluso, que abandone también el ‘vapeo’. Pero de igual manera, también “hay muchos que luego convierten el ‘vapeo’ en un hobby”.

 

Pero no todo es campo de rosas para este colectivo.  En las últimas semanas han aparecido varios casos de muertes en Estados Unidos relacionadas con el cigarrillo electrónico. Javier, ha explicado que estas noticias siempre aparecen en “en los mismos periodos del año”, es decir, al final del verano y principios del año, “cuando la gente se propone dejar de fumar”.

 

“En la Unión Europea no existen casos de muertes por ‘vapeo’, todos han sido en Estados Unidos, casualmente de donde son las tabacaleras y cierta parte de las farmacéuticas”, ha asegurado el fabricante de E-Liquids.

 

Además, también ha señalado que en las publicaciones que han aparecido estas semanas, no se menciona que las personas que han muerto han metido “droga de marihuana diluida en el claromizador”. “Esa gente no se ha muerto por el cigarrillo electrónico, se ha muerto por inconsciente”, aseveró.

 

Estos hechos, unidos a un anuncio que se ha emitido durante este mes de septiembre y que firma el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad en el que se le incluye al Vaper como un producto tabaquil, ha llevado a todo la comunidad ‘vaperil’ a que el pasado lunes se manifestasen enfrente de dicho ministerio. El objetivo no era otro que los medios de comunicación se hicieran eco de esta reivindicación.

 

Alber ha lamentado que toda la cobertura que se ha dado a dicha manifestación ha sido “ausente”.  Es por ello que a pesar de todos los esfuerzos, el director de Mad Alchemist cree que les han “censurado” de tal manera que han perdido “toda la fuerza que debería haber tenido”.  

 

Aunque desde la tienda han afirmado que “van a seguir luchando” pero les toca hacerlo desde el mostrador, en el que aseguran que dirán la verdad y no mentirán “a nadie”.  

 

“Que nos regulen es una manera de entrar en el sistema y poder asentarnos, pero lo que no pueden dejar es que nos prohíban y demonicen de primeras sin haber dejado si quiera defendernos”, añadió Javier.

 

El cigarrillo electrónico, que ha sido una herramienta de ayuda para muchos ex fumadores, vive así uno de los momentos más críticos de su ‘vida’. Pero desde la Mad Alchemist en Valladolid y junto con toda la comunidad vaperil, este colectivo va a seguir defiendo un producto que aseguran, les ha “salvado la vida”.