La suspensión, 'rara avis' de la Semana Santa en Valladolid pero frecuente en la última década

Desde 2010 a 2017 se han suspendido el 19,2% de las procesiones, cuando en las décadas anteriores, desde 1970, nunca se llegó a superar el 10%.

En una ciudad poco acostumbrada a las precipitaciones como es Valladolid, el hecho de que una procesión se suspenda es realmente una rareza, aunque relativamente frecuente en los últimos años. 

 

Según los datos de Valladolid Cofrade, lo cierto es que en los últimos 48 años el número de procesiones suspendidas ha sido bajo. Según explican, desde 1970 hasta 2017 se han programado 1.314 procesiones de las cuales se han celebrado 1.164, el 88,6 por ciento. Otras 47 salieron con alguna incidencia, mientras que 103 fueron suspendidas, un 7,8%. Una estadística que aumentará tras esta lluviosa Pasión de 2018 que ha conducido a la cancelación de numerosos actos.

 

Ha sido en la década actual cuando mayor porcentaje de suspensiones se han producido. De esta forma, según datos de Valladolid Cofrade, las cifras de los últimos años asombra. Entre 1970 y 1979 se suspendieron el 9,8%, de 1980 a 1989 solo el 3,9%, de 1990 a 1999 el 1,1%, de 2000 a 2009 el 5,6%, y de 2010 hasta 2017 el 19,2%.

 

La Procesión General, que se celebra el Viernes Santo con la participación de todas las cofradías junto a muchos de sus pasos (33 tenían prevista su salida este 30 de marzo), no se cancelaba desde el año 2013.