La supresión de los pasos a nivel más peligrosos se hace esperar

Paso a nivel de Gomecello. Fotos: F. Oliva

Adif retoma su plan para suprimir nueve de los pasos a nivel más peligrosos de Castilla y León: son los únicos que contempla eliminar, pero hay más de 400. Los proyectos afectan a Burgos, León y Palencia y no estarán listos hasta dentro de un año o año y medio y después se harán las obras.

Adif, empresa estatal propietaria de las infraestructuras ferroviarias, ha vuelto a poner en marcha su plan para suprimir los pasos a nivel que más intensidad de tráfico de vehículos registran. Este plan se retoma ahora, según ha anunciado la empresa, pero fue anunciado el pasado mes de agosto, sólo que ahora la empresa especifica algunos plazos que, sobre el papel, van a demorar la actuación sobre nueve de los más peligrosos de Castilla y León, los únicos previstos para la Comunidad en el primer lote de actuaciones que afecta a 74 de estos cruces entre carreteras y vías en todo el país, 41 de ellos de las vías convencionales.

 

Según ha explicado Adif, ahora se ha licitado la redacción de los proyectos constructivos de estas supresiones, unos trabajos estimados en 5,84 millones; para Castilla y León están previstos unos 500.000 euros. El contrato por un total de 5,8 millones de euros está dividido en varios lotes; el de Castilla y León es el número 3, para el que el presupuesto es de 504.132,67 euros.  Una vez los proyectos estén listos, en un plazo estimado de un año o año y medio, se sacarán a concurso las obras de supresión. Adif ya anunció el pasado verano la puesta en marcha del plan de supresión de pasos a nivel 2016-2024: esto supone que la actuación prevista ha sumado otros casi cinco meses de retraso.

 

Según datos facilitados por Adif a TRIBUNA en su día, en la relación de los que están pendientes de supresión se incluyen en este contrato-programa  para el periodo 2016-2024 nueve pasos a nivel de Red Convencional en la región; son los que hay en los términos municipales burgaleses de Rebolledo de la Torre (línea convencional Venta de Baños-Santander) y Pancorbo (línea convencional Madrid-Hendaya); en los leoneses de Magaz de Cepeda (línea convencional Palencia-Coruña), Villaquilambre (línea de ancho métrico León-Matallana), Ponferrada (línea convencional Palencia-Coruña), Garrafe de Torío (dos en la línea de ancho métrico León-Matallana) y Cistierna (línea de ancho métrico Matallana-Valmaseda); y Guardo, en Palencia (1, línea de ancho métrico Matallana-Valmaseda).

 

Estos son los que están en la lista de los que Adif considera más peligrosos, que es sobre los que se va a actuar en Castilla y León y en Toda España. Según la propia empresa, actualmente hay 403 repartidos por la red ferroviaria convencional castellano y leonesa, con lo que se va a suprimir sólo un 1%.