La Super Bowl también se vive en Valladolid

Muchos aficionados al fútbol americano de la ciudad se juntaron un año más en el restaurante Brook Steakburguer de Arroyo de la Encomienda para vivir la final de la NFL.

Los integrantes de Pucela Penguins disfrutan de la Super Bowl en equipo. TRIBUNA

Cada primer domingo de febrero los amantes de la NFL tienen una cita ineludible con este deporte con la celebración de la Super Bowl, el partido que enfrenta al mejor equipo de la conferencia nacional ante el mejor de la conferencia americana y que paraliza a todo Estados Unidos. Los más afortunados consiguen una entrada para verla en directo, pero la gran mayoría se une en torno a la pantalla del televisor para seguir el desarrollo del encuentro con una de las mayores audiencias del mundo.

 

En Valladolid la locura del fútbol americano no es ajena a sus habitantes y por ello el restaurante Brook Steakburguer en Arroyo de la Encomienda se ha vuelto a volcar para ofrecer a todos los amantes de este deporte la oportunidad de ver el partido en el que los Kansas City Chiefs se alzaron con el codiciado trofeo Vince Lombardi. 

 

Este evento único que los americanos consideran como una fiesta nacional fue tratado de igual magnitud por el restaurante vallisoletano que a lo largo de toda la semana sacó ofertas especiales y volvió a hacer una llamamiento para que todo el quisiera se acercara a ver la Super Bowl en las pantallas instaladas en el estableciemiento.

 

A partir de las 23:00 horas, personas ataviadas con camisetas de diferentes equipos de la liga, así como de los contendientes del encuentro de Miami, fueron dando color al local, que les recibía con los brazos abiertos mientras continuaba con el servicio habitual. Para aquellos cuyo equipo disputaba la ansiada final los nervios se fueron apoderando paulatinamente con el paso de los minutos

 

Cuando el himno de Estados Unidos sonó todo el mundo estaba preparado para disfrutar del partido, conscientes de que en el momento en que acabara comenzaría una larga travesía por el desierto hasta que en septiembre vuelva a dar comienzo la liga; pero en aquel momento poco importaba eso, tan solo se esperaba ver cuál de los dos equipo sucedería a los todopoderosos New England Patriots de Bill Belichick y Tom Brady como campeón.

 

La patada inicial fue el comienzo del fin de la temporada y a la vez que las más de 50 personas degustaban una cena 100% americana el partido comenzaba a coger ritmo y con él también los ánimos de las personas. Aquellos que iban los 49ers disfrutaron la gran mayoría del partido, pero fueron los de los Chiefs y su remontada quienes acabaran gritando de alegría.

 

Al filo de las 4 de la mañana los Kansas City Chiefs levantaban el Vince Lombardi y suponía el fin de una noche de las que a los aficionados de la NFL gusta. Ahora ya descuentan los días para repetir, con el deseo de que sea su equipo el dispute la LV Super Bowl en Tampa. 

 

Muchos de los que van a ver el partido al Brook un año repiten al siguiente y ya es casi una tradición para algunos, como por ejemplo para los integrantes del recién creado equipo de fútbol americano de Valladolid que se hacen llamar los Pucela Penguins, que por segundo año consecutivo se fueron en equipo disfrutar del partido, seguir aprendiendo de este deporte y sin duda hacer aún más piña entre sí. Sus camisetas moradas dieron el color más local a un restaurante de clara tendencia americana y que por seguro continuará apostando por este tipo de eventos que año tras año atrae a más público.
 

Noticias relacionadas