Cyl dots mini

La sequía obliga a cortar el regadío en el 72% de zonas verdes en Valladolid

La concejala de Medio Ambiente, María Sánchez, ha solicitado a la Confederación Hidrográfica del Duero una solicitud para riegos puntuales en las zonas en las que será cortado.

María Sánchez, concejala de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Valladolid ha mantenido una reunión con la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD) para aclarar las bases de las restricciones de riego en la ciudad.

 

La orden de suspensión del riego con agua no potable para los jardines y zonas verdes de las ciudades ubicadas en los ríos Carrión, Pisuerga y parte del Duero implicará que el Ayuntamiento de Valladolid no pueda disponer de este fluido para atender al 72 por ciento de las en torno a 300 hectáreas de superficie vegetal en la ciudad, lo que, según la concejal de Medio Ambiente y Sostenibilidad, María Sánchez, podría causar daños en estos espacios.

 

La concejala ha explicado que Valladolid cuenta con unas 500 hectáreas de zonas verdes, de las cuales restando caminos y zonas que nos son aptas para el riego quedarían 300. De ellas 216 hectáreas se verán afectadas en esta situación, “lo que supone una cantidad muy significativa”.

 

Sánchez, acompañada por el teniente de alcalde y concejal de Urbanismo, Manuel Saravia, ha explicado que tras la reunión de la Comisión Permanente de la Sequía de la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD) ha quedado suspendido, a partir de este miércoles, el riego de jardines y zonas verdes en poblaciones ubicadas a la orilla del Carrión, Pisuerga y el Duero, aguas abajo de la desembocadura del río que atraviesa la capital vallisoletana.

 

En el caso de la ciudad, María Sánchez ha explicado que la restricción afecta a dos de las cuatro tomas de agua que se utilizan, las de Pisuerga y Canal de Castilla, y que abastecen a un total de 216 hectáreas de las en torno a 300 de superficie verde que existen en Valladolid. Sólo quedan exentas las zonas que se riegan con caudal procedente del Canal del Duero o del Esgueva y las que se abastecen de agua potable -el 20 por ciento del total-.

 

De esta manera, sólo se podrá regar en las zonas verdes situadas en el este de Valladolid, así como en algunas alejadas de las tomas de riego para las que se emplea agua potable, en las que como ha recalcado la concejal el Ayuntamiento será "más responsable". En todo caso, Sánchez ha explicado que la CHD ha "garantizado" el agua potable para consumo ciudadano. Sánchez ha querido explicar que en Valladolid sí existen algunas zonas regadas con agua potable, “como la Plaza Santa Cruz o la Plaza de la Universidad, debido a que está muy alejadas de las zonas de agua de ríos y canales”.

 

La CHD ha declarado que la restricción durará hasta que cese la sequia por lo que, hasta nueva orden, Valladolid no podrá regar principalmente la zona oeste de la ciudad.

 

Cuando finalice la campaña de restricción, la concejala de Medio Ambiente ha señalado que procederán a la valoración de los daños que pueden originarse debido a las altas temperaturas y a no regar de manera asidua. Por esto, en su reunión con la CHD ha solicitado una excepción por posibles riegos para la seguridad y la salubridad.

 

María Sánchez ha puesto el ejemplo de la zona de Moreras, un espacio muy transitado en las fiestas de Valladolid, en el cual es necesario tanto el riego como la higiene, por lo que se ha solicitado esa excepción que ha sido concedida. También se reclamarán excepciones puntuales si hay zonas que puedan secarse de manera excesiva y puede existir riesgo de incendios.