La sepultura del Conde Ansúrez, fundador de Valladolid
Tribuna mini Saltar publicidad
2 file
Cyl dots mini

La sepultura del Conde Ansúrez, fundador de Valladolid

Imagen del sepulcro del Conde Pedro Ansúrez en la Catedral de Valladolid.

El sepulcro con los restos de Pedro Ansúrez, que se abrió en 1965 para su estudio, descansan a día de hoy en la Catedral de la ciudad

Como toda anécdota histórica, el secretismo y las dudas sobre qué es cierto y qué solo un rumor le dan un toque de misterio a esta anécdota. ¿Acaso se lo ha preguntado alguna vez? ¿Dónde yacen los restos del Conde Pedro Ansúrez, fundador de la ciudad de Valladolid, y en qué estado se encuentran? La respuesta es sencilla, aunque cuenta con cierto componente de duda.

 

Los restos mortales de esta figura tan importante para la capital del Pisuerga descansan en la actualidad en el mausoleo ubicado en la Catedral. El Conde falleció en 1118, e inicialmente su cuerpo, tras ser trasladado por diferentes colegiatas, fue enterrado en la que se encuentra bajo el coro de la Iglesia Mayor.

 

Todo cambió cuando en 1674 una vez se inauguró la Catedral. Nuevamente el Conde Ansúrez encontró acomodo a un lado del altar de la nave del Evangelio. Un acto que tuvo lugar de manera ceremoniosa y con el clamor que merecía un personaje de su altura en Valladolid.

 

En la historia reciente, en 1965, se procedió a la apertura del sepulcro para poder estudiar sus restos. Según la página web de historia Vallisoletvm “el Conde había poseído una constitución fuerte, de hombre que se había dedicado a la guerra, existiendo en sus huesos huellas de caídas de caballos, y que conservaba la dentadura completa, lo que no era muy habitual en el siglo XII”. Sin duda unas afirmaciones tan llamativas como contundentes.

 

Y a día de hoy ahí sigue, vigilando a la ciudad de la que fue fundador. En un sepulcro, según cuenta el historiador vallisoletano Jesús Anta, “con una escultura en madera policromada, de hacia 1585, reja del siglo XVII y pintura sobre tabla de San Miguel, del último tercio del siglo XVI”.

 

El actual panteón está presidido por una representación del arcángel san Miguel (patrono de la ciudad hasta que lo fue Regalado). En ambos lados del enterramiento hay sendas leyendas que resaltan sus supuestas fundaciones. Así en una de ellas se lee, textualmente: “hizo la Iglesia Mayor y dotóla largamente/ el Antigua, y la gran puente/ que son obras de valor/ San Nicolás, y otras tales/ que son obras Reales/ según por ellas se prueba/ Dexó el Hospital Esgueva/ con otros dos hospitales…”. Además de glosar sus virtudes: “Aquí yace sepultado / un Conde digno de fama, / un varón señalado, / leal, valiente, esforzado, / Don Pedro Ansúrez se llama”. Interesante, ¿verdad?

Noticias relacionadas