La sentencia de la infanta...