La Seminci se despide con cine de desamor, pataleos y la nueva Espiga al Mejor Montaje

Gala de cierre y entrega de premios de la Seminci 2018. DAVID LOZANO
Ver album

Entre ‘seminchis’, cine ganador protagonizado por los primeros desamores de jóvenes personajes y algún pataleo por la decisión del jurado con la ganadora ‘Genèse’ transcurrió la gala de clausura. La actriz premiada por su papel en ‘La mujer de la montaña’, historia sobre la necesidad de protección del planeta, lanzó un mensaje claro: “En nombre del amor, cambiemos el mundo”. El festival baja el telón con el anuncio de una nueva Espiga al Mejor Montaje en la edición de 2019 que llevará el nombre del montador Pepe Salcedo.

En esta ocasión el ganador estaba aún en Valladolid. Philippe Lesage pudo recoger su Espiga de Oro y su premio al Mejor Director y mostrar su agradecimiento sin necesidad de vídeos, en el mismo escenario del Teatro Calderón. Pero también tuvo que escuchar algunos molestos pataleos en las dos ocasiones que fue mencionado por sus reconocimientos a ‘Genèse’, película de primeros amores y desamores adolescentes que no ha respaldado el público de Seminci de forma unánime.

 

Lesage se declaró admirador del cine del presidente del Jurado Internacional, el director portugués Miguel Gomes, y mostró su gratitud con el equipo y los actores que le acompañan. Explicó qué le mueve para realizar cine. “Hago películas para que la gente se sienta menos sola cuando ven el sufrimiento. Y además quiero enseñar la belleza para ofrecer esperanza”. Aseguró que su reto a la hora de trabajar es “ser sencillo y lo más honesto posible”. “Gracias por decirme que tengo que seguir en este camino”.

 

La historia además se llevó el galardón al Mejor Actor para el canadiense Théodore Pellerin. “Me emociona. Le doy las gracias al director por esta película, este guion, por desplegar la intimidad a una escala universal. Gracias a toda la gente que ha visto la película”, indicó el joven desde un vídeo en la pantalla del teatro.

 

Espiga de Plata compartida para ‘A la vuelta de la esquina’, de Thomas Stuber, y ‘The miseducation of Cameron Post’, de Desiree Akhavan, esta última la única mujer premiada en este edición en los premios destacados, excepto Mejor Actriz, con este viaje de la joven Cameron y su lucha contra la homosexualidad.

 

La periodista Yolanda Flores y la actriz Eva Marciel dirigieron la gala de clausura en la que Marciel suplicó a los participantes que pronunciaran correctamente el nombre del festival. Aun así se colaron varios ‘seminchis’ entre las risas de público. Momento destacado se produjo con la presentación de la Espiga a la Mejor Actriz para Halldóra Geirhardsdóttir por su gran trabajo en ‘La mujer de la montaña’. Puntualizó que sobre todo deben agradecer este relato futuras generaciones, como sus cinco hijos y sus tres nietos, que heredarán este planeta en peligro y que necesita películas como la presentada por el director islandés Benedikt Erlingsson. “Son historias que debemos escuchar. En nombre del amor, cambiemos el mundo”. Una cinta necesaria y aplaudida que plantea los límites entre ecologismo y terrorismo pero sobre todo alerta sobre la necesidad urgente de vigilar el medio ambiente.

 

Emotivas palabras del argentino reportero y director de cine Hernán Zin, que subió acompañado al escenario por la actriz y productora Nerea Barros. Se han llevado el premio DOC.España por ‘Morir para contar’. “Estamos conmovidos, agradecidos y orgullosos”, indicó Zin. “Cuenta la historia de los reporteros que se dejan la vida para que estemos bien informados”. Son estos informadores los que llegan a la “zona de guerra, de hambruna, de catástrofe” y los que se encargan de conseguir una “democracia dinámica” en estos tiempos difíciles. Narros concluyó: “Muchas gracias a este público tan generoso y comprometido de Valladolid”.

 

Premio Mejor Guion Miguel Delibes fue para Emil Nygaard Albertsen y Gustv Moller por la danesa ‘The Guilty’, una interesante historia que discurre en un centro de atención de emergencias 112 con un solo escenario y una narración muy precisa basada en llamadas de teléfono. Y así respondió la premiada con la Espiga Arco Iris: “Frente a una sociedad que nos dice cómo tenemos que ser, decir que los seres humanos vamos mucho más allá de esto y que lo que tenemos entre las piernas no nos determina”.

 

El argentino Gastón Duprat, Espiga de Plata en 2016 por ‘El ciudadano ilustre’, consiguió el Premio del Púbico en esta ocasión por ‘Mi obra maestra’. “Me parece el premio más importante porque es el de la gente que la ve, es fabuloso, aseguró a través de un vídeo. "Sobre todo en el marco de Valladolid, un festival al que queremos y que siempre nos apoya, con programación de mucha calidad. Haber estado en la selección era motivo de felicidad, ahora más”.