La Seminci aporta ideas sobre cómo el cine puede contribuir a combatir el Cambio Climático

María Sánchez modera una mesa redonda con Juantxo López de Uraldo, el biólogo Iván Trujillo y el cineasta Álvaro Longoria en la que se ha puesto el foco en pequeños gestos prácticos que ayuden a revertir el calentamiento global.

¿Cómo el cine puede contribuir a cambiar hábitos para combatir contra el Cambio Climático? ¿Qué puede hacer la industria cinematográfica por el Planeta? ¿Y qué podemos hacer cada uno de nosotros? La Seminci ha celebrado este viernes 27 de octubre el ciclo 'Cine y Cambio Climático', un programa que comenzó hace tres años y que en este 2017 ha congregado en una mesa redonda a Juantxo López de Uralde (diputado por Equo y ex director de Greenpeace), Iván Trujillo (biólogo mexicano dedicado al mundo del cine), y Álvaro Longoria (director y productor) moderada por la concejala de Medio Ambiente en el Ayuntamiento de Valladolid María Sánchez. 

 

Los ponentes han propuesto ideas como incluir en las películas actuaciones ejemplarizantes, como puede ser que el personaje protagonista se mueva en bicicleta o que interpele a los demás a no usar botellas de plástico, según ha señalado Longoria: "Hay que hacer comunes estas actuaciones en los guiones".

 

López de Uralde ha puesto de manifiesto que "cuando se piensa cómo el cine describe cómo va a ser el futuro siempre muestra un desierto donde los supervivientes de no se sabe bien qué viven en cuevas" y defiende: "En el cine nadie nos cuenta cómo se ha llegado a ese futuro".

 

Por su parte Iván Trujillo ha profundizado en esa idea y tiene claro que "el cine es una industria que mueve conciencias". Además, también ha puesto el acento en cómo "la industria contamina e impacta en el medio ambiente" y ha explicado una anécdota sobre un rodaje en la isla de Cozumel, en México, en el que los productores olvidaron dos boas y estas acabaron con fauna autóctona. 

 

LA ESPIGA VERDE, UN PASO MÁS DE LA SEMINCI

 

En la mesa redonda también se ha explicado el próximo paso mediante el cual la Seminci profundizará en su relación con la defensa del medio ambiente: la espiga verde, que premiará a las películas que promuevan la conciencia del cuidado de nuestro entorno.

 

Sobre un posible sello para películas comprometidas, Trujillo ha indicado que "se pretende quitar a los productores la idea de que una produción va a ser más cara por el hecho de ser consciente con el medio ambiente" y para ello ha propuesto "buscar estímulos que se paguen por ser amigable con el entorno", a lo que el director de la Seminci Javier Angulo ha añadido: "O quitar ayudas a las que no lo sean".

 

"Quiero que alguien me diga cómo podemos reducir la huella de carbón en un festival, para ponernos a trabajar a ver cómo podemos rebajarla. Necesitamos que nos digáis cómo podemos hacerlo" ha concluido Angulo.

 

SOBRE LAS CONSECUENCIAS DE LA CONTAMINACIÓN

 

Trasladando el debate más allá del cine, López de Uralde ha puesto de manifiesto que "cada año mueren en España 40.000 personas por la contaminación causada principalmente por los coches, y a nivel mundial los datos de la OMS son brutales" pero se ha mostrado contrariado porque "muere más gente por la contaminación que en accidente de tráfico, pero paradójicamente sobre lo segundo hay mucha más concienciación".

 

Por su parte María Sánchez ha aportado que en ocasiones "las medidas que se implanta para revertir la situación es lo que causa polémica" y ha puesto ejemplos: "Cuando hay sequía y las Administraciones restringen el suministro de agua, o con la contaminación atmosférica, que se sabe que puede ser nefasta pero queremos llegar en coche a la puerta de donde vamos. La gente lo asume como una catástrofe natural en la que nada tiene que ver y no se puede evitar".

 

Para Angulo, "el Cambio Climático es un peligro que ya está aquí" mientras que López de Uralde ha aportado que "España es un país víctima del Cambio Climático" y ha puesto algunos ejemplos:  "Incendios forestales brutales en el mes de octubre debido a un ciclo de temperaturas muy altas, o tener un huracán en el Atlántico Oriental totalmente inédito".

 

Toda esta conversación ha tenido lugar horas después de que el Ayuntamiento haya decretado que este domingo 29 de octubre se cerrará el centro de Valladolid al tráfico a consecuencia de los altos niveles de partículas en la atmósfera.

Noticias relacionadas