La Seminci apela durante la gala inaugural al "amor al cine" para "combatir el virus malo"
Cyl dots mini

La Seminci apela durante la gala inaugural al "amor al cine" para "combatir el virus malo"

Javier Gutiérrez fue el padrino de esta edición y el encargado de leer la carta del director del festival, que ha otorgado su Espiga de Honor a Isabel Coixet.

La Semana Internacional de Cine de Valladolid (Seminci) ya está en marcha tras la gala inaugural celebrada este sábado, una sesión marcada por las continuas alusiones a la situación generada por la pandemia del Covid-19, en especial las medidas de seguridad y la limitación de aforos, que dejaron este sábado por la tarde un teatro Calderón con un aforo mucho más reducido de lo habitual. Sin embargo, el solo inicio del festival ya se considera un éxito y ahora quedan por delante siete días de cine que pretenden “combatir el virus malo con el virus bueno de amor al cine”. 

 

La alfombra verde, que este año tuvo que adelantarse para poder cumplir con el toque de queda que entra en vigor a partir de las 22 horas de la noche, ya auguraba lo que se sabía, que la de este año no iba a ser una Seminci habitual. Sin público a la entrada del teatro para seguir el recorrido de los directores y actores asistentes, en esta ocasión en un número muy limitado para cumplir con las exigencias del aforo. 

 

Álex O’Doherty ejerció por tercera vez como maestro de ceremonias en la Seminci y ya desde el principio, y con la música con un gran protagonismo, avanzó la celebración del festival “de una manera especial”.

 

Ante el reducido aforo reconoció no saber “si hacer un monólogo con vosotros o jugar al ajedrez”, aunque se refirió a la Seminci como un festival que “te hace sentir como en casa”, lo que aprovechó para bromear con la posibilidad de que los pocos asistentes al teatro Calderón tuvieran que quedarse encerrados allí toda la semana para “aprovechar” el público allí congregado “ahora que es difícil llevar público a las salas”, informa Agencia Ical.

 

El actor Javier Gutiérrez fue el padrino de esta edición de la Seminci y el encargado de leer la carta del director del festival, Javier Angulo, quien abogó por “soportar la incertidumbre” de esta pandemia “sin perder el sentido de fiesta del festival”. Y a pesar de que los aforos tengan que ser limitados, apeló a “combatir el virus malo con el virus bueno de amor al cine”, dijo.

 

"ABAJO EL SOFÁ"

 

En ese momento se hizo entrega de la Espiga de Honor a la directora Isabel Coixet, que fue presentada por los actores Brais Efe y Greta Fernández. Coixet apareció en el escenario “con el premio puesto” como medida de seguridad y lamentó lo “raro” que resulta ver “filas vacías”, aunque elogió que si un festival está respetando las normas de seguridad, es la Seminci. Después de varios años de presencia en esta cita, Coixet bromeó que “ya era hora” y reivindicó la importancia del cine. “Abajo el sofá y viva el cine”, declaró. 

 

El adelanto del horario de la gala para atender al toque de queda que entrará en vigor a las diez de esta noche marcó la aparición de Eva Marciel en el escenario, al que se asomó como recién salida de la ducha, sorprendida por el cambio de hora. Unos minutos más tarde recordó que muchos festivales se han cancelado o se han celebrado de forma online, por lo que elogió la presencia en sala de la Seminci “con todas las medidas de seguridad”, algo que ya supone “un motivo de celebración por todo lo alto”. 

 

“Ya está bien de chándal, pijama y confinamiento”, dijo Eva Marciel, quien reclamó “un poco de glamour” y llamó a ver “las virtudes del cine”, algo que avanzó que será posible en la Sección Oficial del festival, que este año presenta “un nivelón”. Luego Michael Maxxis y Paz de la Huerta presentaron la Sección Oficial fuera de concurso. 

 

Los miembros del jurado de la Sección Oficial hicieron acto de presencia en el escenario y su presidente, Peter Bael puso de relieve la importancia de los festivales “para que el trabajo de los talentos sea visto”. Ante la proyección de películas de todo el mundo, se mostró “emocionado” y confió en poder ver en los próximos días “grandes películas”. 

 

Llegó el turno de, siempre en compañía de la música, rendir homenaje a los compañeros fallecidos este año, entre los que se recordó a Asunción Balaguer, Lucía Bosé, José Luis Cuerda, Kirk Douglas, Marion Hansel, Olivia de Havilland, Ian Holm, Terry Jones, Lorenza Mazzetti, Ennio Morricone, Alan Parker, Carl Reiner o Rosa María Sardá. 

 

Enrique Gabriel e Irene Visedo presentaron las secciones ‘Tiempo de encuentro’, ‘Tiempo de historia’ y también ‘Spanish Cinema’, esta última fuera de concurso. La música también dio a conocer el resto de secciones y proyecciones especiales previstas durante los próximos días en la Seminci. 

 

Y el final de la gala llegó con la presentación de la película que inaugura el festival, el estreno mundial de ‘Nieva en Benidorm’, de Isabel Coixet, que salió de nuevo al escenario acompañado por actores y el productor de la cinta. “¡Qué penita!”, reconoció el actor Pedro Casablanc al ver el patio de butacas medio vacío en su primera presencia en la Seminci a pesar de su larga trayectoria. 

 

El productor Agustín Almodóvar trasladó “mucha ilusión” en la elaboración de la película que auguró que le resultará al público “inesperada y original” y que dejará al espectador “una sensación que no pensaba que podía sentir en el cine”, añadió. “Es un estreno en el momento probablemente más raro del mundo mundial”, sentenció la directora de la cinta que dio el pistoletazo de salida a la Seminci de 2020. 

 

“Comienza la Seminci, esperemos que acabe”, pidió el maestro de ceremonias para poner el punto y final a una gala que da paso a una semana “trepidante” de cine, proyecciones, medidas de seguridad “y lo que sea necesario”, al tiempo que se avanzó que “por muy mal que vayan las cosas, pensemos que a partir de ahora la cosa solo puede mejorar”, sentenció. 

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: