La Semana Santa, pieza "muy importante" en la candidatura de Valladolid Patrimonio de la Humanidad

Foto de familia tras la presentación de la candidatura de Valladolid Patrimonio de la Humanidad. AYTO. VALLADOLID

Capital y provincia unirán sus fuerzas para ponerla "en el mapa de la UNESCO", mediante un proyecto que entre finales del 2018 y principios de 2019 tiene que dar luz verde el Gobierno de España.

Valladolid quiere dar un paso más y, por ello, trabaja "en equipo" para presentar su candidatura como Patrimonio de la Humanidad. Así, el alcalde, Óscar Puente, tomó la palabra en el Museo Nacional de Escultura para "visualizar una declaración de intenciones". "Es un proyecto compartido en el que todos caminamos juntos. Buscamos lograr la desiganción para que Valladolid ocupe el lugar que le corresponde. Reúne valores importantísimos que queremos poner de manifiesto", explicó.

 

En palabras del regidor, Valladolid tiene "un extraordinario legado patrimonial, que es testigo de aquel imperio en el que no se ponía el sol". Aseguró que la capital y provincia resultan "fundamentales para entender la historia de Castilla y de España".

 

"El camino que emprendemos hoy [por este jueves] no va a ser corto. Antes de cuatro años no será definitivo", afirmó Puente. Si el proyecto llega a convertirse en realidad dentro de ese tiempo, puede que el equipo de gobierno no sea el mismo, pero eso no le preocupa. "No sabemos lo que depararán las urnas, pero estamos orgullosos de lo sembrado", concluyó.

 

El presidente de la Diputación, Jesús Julio Carnero, calificó el proyecto como "importante". "Valladolid es la provincia de España que más castillos tiene, con una escuela propia", aseguró. También destacó los "castillos, monasterios y el Canal de Castilla", entre otros puntos de interés.

 

Quiso resaltar tres hechos por los que cree que Valladolid debe ser Patrimonio de la Humanidad: "La controversia de Bartolomé de las Casas, el Tratado de Tordesillas y las Capitulaciones de Carlos V a favor de Magallanes". Consideró que "trascienden de lo local y europeo".

 

La concejal de Cultura, Ana Redondo, de igual manera que los anteriores protagonistas, apostó por dejar el proyecto "en manos de los expertos". Este es Antonio Hoyuela, quien será el encargado de poner a Valladolid "en el mapa de la UNESCO".

 

Para tratar de conseguirlo, el arquitecto basará el proyecto "en la última declaración de la UNESCO". En ella existen seis criterios a los que deberá ajustarse y de los cuales Hoyuela destacó un par. Igualmente, señaló que el Patrimonio "tiene que ocupar un lugar importante en el desarrollo sostenible", por lo que desarrollarán "actos, jornadas, seminarios...". Dentro de todo ello, afirmó que "la Semana Santa será una pieza muy importante".

 

Entregarán el documento a finales de 2018. "Hay muchas candidaturas, aunque no tantas como en el pasado. Previsiblemente, el Gobierno las elegirá en enero de 2019 y tendríamos entre 2 y 5 años", explicó. En el proyecto participarán catedráticos de historia, especialistas en arte, en planificación urbanística... "Tiene que ser una candidatura especialmente abierta", aseguró. Por ello, destacó los "paisajes" y el "tema religioso".