La Semana Santa de Valladolid desde el chupete

Valladolid Cofrade y el Colegio Amor de Dios organzian una procesión infantil en la que particpan dos pasos en miniaturas y más de cuarenta penitentes y mantillas.

La Banda de Cornetas y Tambores Ntra. Sra. De la Esperanza comenzaba a tocar. Un sonido de carraca llamaba al inicio de la procesión. Por uno de los laterales del patio del colegio vallisoletano Amor de Dios aparecía la Cofradía del Nazareno y por el opuesto la hermandad de la Virgen, acompañadas por más de cuarenta pequeños nazarenos y mantillas, pertenecientes a los cursos de Educación Infantil.

 

Era la procesión infantil que ha organizado Valladolid Cofrade en el colegio Amor de Dios para “inculcar la arraigada tradición de la Semana Santa desde pequeños”. Así lo explicaba uno de los responsables del portal de comunicación semansantero al tiempo que el desfile penitencial avanzaba hasta el centro del patio escolar.

 

Abría el cortejo una cruz de guía. Cada cofradía lucía sus dos pasos en miniaturas, estandartes, banda, sección de mantillas, vara de presidencia y los pequeños penitentes, cubiertos por sus capirotes; además de algunas manolas más creciditas, ya que colaboraban profesoras y algunas madres. Decenas de padres no querían perderse este momento e inmortalizaban la procesión con sus teléfonos móviles. Valladolid Cofrade ha prestado asesoramiento a la hora de realizar los hábitos y capirotes, además de facilitar dos pasos en miniatura.

 

Los infantiles conjuntos escultóricos se han mecido en un emocionante encuentro entre el Nazareno y la Virgen. Más tarde, las dos cofradías, han llegado a dar hasta dos vueltas al patio al ritmo de la música de la banda de la Esperanza, que ha querido sumarse así a esta iniciativa. “La idea es para otro año implicar al resto de clases del colegio”, explican desde Valladolid Cofrade, al término de la procesión.