La Semana de Cine de Medina distingue a Ángela Molina con el Roel de Honor

Galardonada el pasado mes de julio con el Premio Nacional de Cinematografía, la actriz madrileña, uno de los rostros imprescindibles del cine español, se subirá al escenario del Auditorio Municipal para recoger el máximo galardón de la cita medinense.


 

La Semana de Cine de Medina del Campo hará entrega en su trigésimo aniversario de su Roel de Honor a la actriz madrileña Ángela Molina. Más de doscientas películas avalan una trayectoria profesional cuanto menos intensa desde que la joven decidiera estudiar ballet clásico, danza española y arte dramático en Madrid. Hija del actor y cantante Antonio Molina (es la tercera de ocho hermanos) trabajó en un circo en Francia y fue profesora de baile clásico español justo antes de su salto a la gran pantalla, que llegó con la película de César Fernández Ardavín ‘No matarás’.

 

Durante la Transición, Molina enfocó su carrera hacia producciones con una temática política, social e histórica, desvinculándose del auge comercial del destape. A mediados de los setenta Jaime Camino cuenta con ella en ‘Las largas vacaciones del 36’ y Manuel Gutiérrez Aragón para ‘Camada negra’ y, ya en 1977, comparte el personaje de Conchita con Carole Bouquet y Fernando Rey en la última película dirigida por Luis Buñuel, ‘Ese oscuro objeto del deseo’. Entonces, el cineasta aragonés ya dijo de ella que poseía “el rostro de una virgen pagana”, afianzando así el mito de mujer instintiva y pasional que conserva en su mirada cierto primitivismo. Su trabajo en la película, proporciona a la actriz renombre internacional y le abre las puertas de la cinematografía europea. Pero Ángela Molina es también una imprescindible en el cine de Jaime Chávarri y, además, fue musa reconocida de Manuel Gutiérrez Aragón. Ya en los ochenta, Molina cruza fronteras españolas y realiza trabajos en Francia, Italia, Alemania y América Latina.

 

En la década de los noventa, la actriz participa, entre otras muchas producciones, en ‘Una mujer bajo la lluvia’, de Gerardo Vera, o ‘Carne trémula’, de Pedro Almodóvar. Al tiempo, protagoniza la televisiva serie ‘Hermanas’, en la que se puso el hábito de monja junto a su hermana, Mónica Molina, y Pilar Bardem. En los últimos años ha sido Angélica en ‘The Way’, de Emilio Estévez; Pura en ‘Carne de neón’, de Paco Cabezas; Casilda Armenia en ‘Memoria de mis putas tristes’; o Doña Concha en ‘Blancanieves’.

 

Cuenta con cinco nominaciones a los Premios Goya. Y en su haber cuenta con galardones como el David di Donatello, la Concha de Plata, la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes, el Gran Premio de la Crítica de Nueva York, varios Fotogramas de Plata, la Espiga de Plata de Seminci, la Medalla de Oro de la Academia de Cine y, el más reciente, el Premio Nacional de Cinematografía. Por todo ello, y por ser uno de los rostros claves e indispensables de nuestro cine, Ángela Molina sucede así a José Luis Cuerda, que recibía el Roel en la pasada edición del Festival y se suma a una larga lista de homenajeados, entre los que se encuentran José Luis Cuerda, Emilio Martínez – Lázaro, José Sacristán, Elías Querejeta, Mercedes Sampietro, Emma Penella, Juan Diego o Luis García Berlanga.