Cyl dots mini

La Sanidad de Valladolid renovará con más de 10 millones de euros equipamiento y tecnología

Entre las cuantías se incluyen los 6,9 millones de la Fundación Amancio Ortega para este año

La Consejería de Sanidad destinará un total de 53,2 millones a lo largo de este año a adquirir y renovar diverso equipamiento y tecnología, una cantidad en la que se incluyen los 6,9 millones de euros de la Fundación Amancio Ortega para este ejercicio.

 

Así lo ha explicado el consejero de Sanidad, Antonio María Sáez Aguado, quien ha detallado que, por un lado, se ha dispuesto un gasto de 45.476.303 euros para la adquisición, a lo largo de 2017, de nueva tecnología y equipamiento asistencial (un total de 8.853 artículos) destinados a los hospitales y centros de salud de la Comunidad, en una tramitación realizada en tiempo récord desde la aprobación de los Presupuestos 2017.

 

Estas inversiones, ha agregado Sáez Aguado, permiten renovar la alta y media tecnología con la que cuenta Sacyl. Se trata de un gasto dirigido a cumplir el Plan de Inversiones Sociales Prioritarias de Castilla y León 2016-2020, que tiene como eje principal la recuperación del ritmo inversor para la mejor prestación de los grandes servicios públicos. Dentro de esta inversión se incluyen los fondos anuales de la Fundación Amancio Ortega.

 

Adicionalmente, la Gerencia Regional de Salud tramita la licitación de la adquisición de 8.626 ordenadores de sobremesa y 700 portátiles, destinados a renovar equipos tanto en hospitales como en centros de salud y consultorios por importe de 7,8 millones de euros. Probablemente, ha indicado el consejero, se trate de la compra agregada de mayor importancia que se ha hecho en Castilla y León.

 

Dentro del global de inversión se contemplan también 260 estaciones de trabajo para Radiología (410.000 euros) y 95 monitores duales para Radiología (900.000 euros). La Gerencia Regional de Salud tiene previsto también licitar la compra de 100 vehículos para la mejor cobertura de la asistencia sanitaria en el mundo rural por un importe estimado de un millón de euros.

 

Por otro lado, se van a adquirir un total de 500 desfibriladores semiautomáticos con destino a instalaciones deportivas de la Comunidad, por un importe de licitación de 750.000 euros.

 

El Plan de Inversiones sociales prioritarias señala que la Junta impulsará actuaciones en materia de Sanidad durante el periodo 2016-2020 y refleja que se continuará con la línea de obras de construcción y ampliación de los hospitales y centros de salud (la inversión prevista en obra asciende a 68 millones de euros), así como con la adquisición o renovación del equipamiento en dichos centros, en particular la alta tecnología.

 

Por áreas de salud, la inversión ahora aprobada se va a repartir de la siguiente manera: Ávila, 2.873.308 euros; Burgos, 1.959.520 euros (cantidad referida a los hospitales de Aranda de Aranda de Duero y Miranda de Ebro, ya que en el HUBU la inversión le corresponde a la concesionaria -previsión de 2 millones de euros en equipamiento en 2017-); León, 5.057.955 euros; El Bierzo, 2.512.891 euros; Palencia, 2.313.766 euros; Salamanca, 8.889.729 euros; Segovia, 2.390.190 euros; Soria, 1.478.805 euros; Valladolid Este, 7.228.336 euros; Valladolid Oeste, 3.046.253 euros; y Zamora, 3.934.980 euros.

 

Entre el equipamiento que se va a adquirir en 2017 se encuentra la actualización de dos aceleradores lineales (Salamanca y Valladolid); cinco TAC (Ávila, Palencia, Segovia, Soria y Río Hortega); 21 mamógrafos digitales con tomosíntesis; 69 ecógrafos; cuatro retinógrafos; una nueva resonancia magnética para Salamanca y la actualización de otras en el Río Hortega y en Zamora; 6 arcos quirúrgicos; una gammacámara y un equipo de radioterapia intraoperatoria para Salamanca o un neuronavegador para el Río Hortega.

 

Otro dato relevante de este esfuerzo inversor de la Junta de Castilla y León en 2017 es que en los hospitales se van a renovar un total de 340 camas y se van a comprar 69 ecógrafos y 300 sillas/sillones, mientras que en Atención Primaria la inversión destaca por ejemplo en la adquisición de 91 electrocardiógrafos, 38 dermatoscopios, 67 desfibriladores, 86 esfigmomanómetros, 299 tensiómetros, 50 doppler o 695 sillas/sillones.

 

GASTO POR HABITANTE

 

El consejero ha destacado el importante impulso que se da así a las tecnologías en un momento en el que en el conjunto del Sistema Nacional de Salud ha habido una reducción de ingresos públicos y, por lo tanto, de la capacidad de actuación, lo que hizo que en 2012 se decidiera renunciar o aplazar proyectos y ahora se recupere la inversión.

 

En este contexto, Sáez Aguado se ha referido al último informe sobre gasto sanitario publicado por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, relativo al año 2015, revela que la Junta invirtió 3.581 millones de euros en su sistema sanitario, lo que equivale al 6,7 por ciento de su PIB (el gasto de las comunidades autónomas es como media un 5,7 por ciento de su PIB). A este respecto, se ha referido a la reivindicación del PSOE a nivel nacional, que pide que se recupere el gasto y se llegue al menos al 6 por ciento del PIB, cuando en Castilla y León en 2015 ya se superó.

 

Este presupuesto supone un gasto sanitario medio por habitante de 1.445 euros en la Comunidad, cantidad muy superior a la media nacional, situada en 1.310 euros por ciudadano. En resumen, el gasto por habitante en Castilla y León es un 10,3 por ciento superior a la media nacional y el gasto sobre el PIB, un 17,5 por ciento superior.

 

El consejero también ha destacado que en ese año se dedicara el 49,3 por ciento de su presupuesto (1.765 millones de euros) a remuneración del personal, frente al 43,7 por ciento del conjunto del Sistema Nacional de Salud.

 

El porcentaje también es superior en bienes corrientes y servicios, con un 27,2 por ciento del total en Castilla y León frente a un 25,3 por ciento en el SNS. Lo mismo ocurre con el capítulo de inversiones, con un 2,1 por ciento frente a un 1,8 por ciento nacional, y de gasto en recetas, con un 17,4 por ciento del total del gasto frente a un 17,3 por ciento en el conjunto del Estado.

 

Por otra parte, donde el porcentaje comparativo es menor es en el capítulo de conciertos, ya que Castilla y León dedicó en 2015 un 4 por ciento de su presupuesto a este concepto frente al 11,6 por ciento de media, casi cuatro veces menos que la media de las comunidades autónomas. Castilla y León es, después de Cantabria, la Comunidad que menos recursos destina a conciertos con el sector privado, lo que a su juicio debería hacer cambiar el discurso y la opinión de algunos miembros de la oposición que han llegado a acusar a la Junta de privatizar y "llenar los bolsillos" de las empresas privadas.