La rocambolesca historia del ‘jaguar de Montemayor’

Imagen del Bando publicado por Montemayor de Pililla y la foto falsa

El bulo de la existencia de un jaguar que podría haberse escapado de una finca para una cacería, corrió como la pólvora en redes sociales y entre los vecinos de Montemayor y Tarspinedo. La Guardia Civil desmintió el rumor.

Esta es el relato de una rocambolesca historia. La de un presunto jaguar de grandes dimensiones que tiene atemorizada desde ayer a la población de Montemayor de Pililla y Traspinedo, en la comarca de la Churrería. A pesar de que la subdelegación del Gobierno desmintió este extremo, argumentando haber vigilado la zona y hablado con los propios vecinos, algunas fuentes apuntan a que la existencia del felino podría tener sentido.

 

La historia se precipita el jueves por la tarde. El rumor corre por la pólvora en redes sociales, en los círculos de cazadores y entre los vecinos de la zona. Es tanta la alarma que se suscita que hasta los alcaldes de ambos municipios decidieron publicar un bando en el que se aconsejaba sus ciudadanos que “ante la información recibida acera de la posible existencia de un felino en el término municipal se tomen las medidas de precaución necesarias”.

 

Horas después, al filo de la media noche, la subdelegación del Gobierno emitía un comunicado en el que aseguraba que “tras una inspección del entorno y de hablar con vecinos de varios municipios de la comarca la Guardia Civil concluyó que ningún vecino consultado ni los propios agentes habían visto nada en el sentido denunciado”.

 

Asimismo, desde la subdelegación se confirmaba que la Guardia Civil había consultado el fichero CITES, el pasaporte de transporte internacional de especies amenazas de fauna silvestre, salvoconducto que hubiera sido necesario para mover el supuesto felino suelto. “La investigación arrojó un resultado negativo”.

 

Pero, de ser verdad ¿cómo habría llegado el felino a la zona? Este periódico se ha puesto en contacto con un experto en caza mayor de la zona. Sus fuentes hablan de que un empresario de Valladolid podría haber adquirido en el mercado negro un jaguar para su caza en un cercón, ubicado en el término de Montemayor. “Un cercón no es más que una finca cercada donde se celebran monterías. Poseen unas cercas amplias que permiten el paso de animales pequeños, no así los grandes o piezas de caza mayor. No sería descabellado que se hubiera podido comprar una especie como un jaguar, ya ha ocurrido”.

 

No obstante, la Guardia Civil también habló con el propietario de la finca, quien desmintió “tajantemente” haber tenido nunca ningún felino. Incluso se inspeccionó el terreno. No obstante, algunas fuentes confirman que podría haberse confundido el felino con un animal como una jineta o incluso un lince, que en estas épocas del año podrían tener un pelo cercano.

 

En redes sociales y en whatsapp, especialmente entre los cazadores, circuló una imagen del supuesto jaguar en el término municipal de Traspinedo (foto que ilustra esta noticia). Algo que la Guardia Civil ha desmentido. Según ha podido saber este periódico, de fuentes cercanas a la Benemérita, la imagen procedería de México. Los ayuntamientos de ambas localidades, a petición de la propia subdelegación del gobierno, procedían a retirar los sendos Bandos municipales para no alarmar más a la población, aunque para mayor tranquilidad de los ciudadanos, ha mantenido un operativo de vigilancia en la zona.

Noticias relacionadas