La restricción a los nuevos anticoagulantes orales centra un foro médico en Valladolid

www.cedimcat.info

Varias sociedades médicas organizan este jueves en Valladolid un foro sobre nuevos anticoagulantes orales para alertar sobre la restricción en su prescripción en varias regiones, entre ellas en Castilla y León.

En concreto, con la celebración conjunta de un 'Foro autonómico sobre Nuevos Anticoagulantes Orales', las sociedades españolas de Médicos de Atención Primaria (Semergen), la de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC) y la de Médicos Generales y de Familia (SEMG) quieren alertar sobre la "inequidad" existente en el Sistema Nacional de Salud (SNS), que prohíbe a los médicos de familia de varias regiones españolas, entre las que se encuentra Castilla y León, la capacidad de recetar unos fármacos que han supuesto una revolución para la prevención de ictus en la fibrilación auricular no valvular.

 

Este Foro pretende analizar y debatir entre los profesionales de varias especialidades (medicina familiar y comunitaria, cardiología, medicina interna) sobre el uso, manejo y seguimiento de los pacientes que son tratados con los denominados NACOs (nuevos anticoagulantes orales).

 

"Las diferencias por comunidades autónomas para la prescripción por parte del médico de Familia de los nuevos anticoagulantes orales deben desaparecer lo antes posible", según han asegurado en un comunicado recogido por Europa Press las tres asociaciones.

 

Para los médicos de Familia, esta restricción "no sólo es injusta" en comparación con otros territorios, si no que resulta "paradójica", ya que el mismo Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad ha recomendado su uso en todo el territorio nacional. "Es inadmisible que los mismos médicos que luego se encargan del seguimiento y gestión del paciente (en el 75 por ciento de los casos), no puedan tener la capacidad profesional para su prescripción", han señalado.

 

RIESGO EN CASTILLA Y LEÓN

 

Además, alertan de que esta prohibición en Castilla y León podría repercutir en un aumento de los riesgos para la salud de determinada población, ya que un elevado porcentaje de los pacientes que reciben tratamiento con los actuales anticoagulantes no están en rango terapéutico, avalado por las sociedades científicas, y por tanto, no están bien controlados. El retraso en prescribir un nuevo anticoagulante a estos pacientes implica exponerlos a un alto riesgo de sufrir un ictus.

 

Las mismas fuentes han señalado que en los últimos meses, sociedades científicas de otras especialidades, como cardiología o hematología, han expresado la incongruencia de limitar su uso al ámbito hospitalario.

 

En este sentido, los organizadores del Foro han asegurado que esta medida se adoptó en virtud de criterios "meramente economicistas", debido al coste de los nuevos anticoagulantes, "sin tener en cuenta que su uso adecuado", siempre bajo el criterio profesional y formado del médico de familia, que evitaría complicaciones en determinados pacientes tratados con los anticoagulantes clásicos, y, por tanto, supondría en realidad un ahorro al SNS.

 

Las sociedades de Atención Primaria han afirmado que llevan mucho tiempo preocupadas por el modelo de prescripción actual y denunciando la "inequidad e injusticia" que supone, "no sólo para el médico, sino, lo que es peor, para el paciente".

 

Con el diseño de esta jornada, Semergen, semFYC y SEMG quieren formar e informar al especialista de Medicina Familiar y Comunitaria, y, además, reivindicar y hacer visible ante las administraciones sanitarias la intención firme y decidida de este colectivo médico por acabar con este agravio comparativo que existe en el seno de SNS y por el que están dispuestos a trabajar sin descanso hasta lograr su normalización en todo el Estado español.

 

En este sentido, indican que la jornada contará con la participación de un miembro de la administración sanitaria de Castilla y León.

 

Los representantes de sendas sociedades científicas coinciden en afirmar que precisamente en momentos de crisis se debe dotar de un mayor protagonismo al primer escalón asistencial si se quiere hacer sostenible al sistema sanitario, y aseguran que el objetivo de sus reivindicaciones no deja de ser otro que la mejora de la atención al paciente.

 

Las tres sociedades científicas también advierten de la obsolescencia de un procedimiento como el visado, que no sólo afecta a este tipo de fármacos, y que impide a los médicos de familia de determinadas regiones del país la posibilidad de indicar y prescribir un tratamiento que supone una de las mayores innovaciones recientes en terapéutica cardiovascular.