La reserva del agua en el Duero sube 23 puntos en un mes y se acerca a los niveles normales

El embalse de Ricobayo, fotografiado este día 25 de marzo de 2018. Foto: F. Oliva

El nivel de los embalses llega al 62,5% y suma 4.694 hectómetros cúbicos.

Las reservas de la cuenca del Duero han vuelto a subir esta semana y se consolidan claramente por encima del nivel que tenían hace un año. La semana pasada superaron, por primerz vez en meses, la cantidad de agua que tenían la misma semana de 2017. Y de nuevo en la última semana han vuelto a crecer las reservas de manera ostensible y suman un volumen superior al de la misma semana de 2017.

 

Actualmente, los embalses del Duero han crecido hasta el al 62,5 por ciento desde el 57,9% de hace una semana. Acumulan 4.694 hectómetros cúbicos por los 4.345 de la semana pasada, un crecimiento muy notable: 349 hectómetros cúbicos más. Entre los embalses que más han mejorado, el zamorano de Ricobayo-Esla que en poco tiempo ha multiplicado por seis sus reservas y está al 65%; y el salmantino de Almendra, que está a la mitad de su capacidad, pero que acumula 1289,60 hm3, el mayor volumen de toda la cuenca.

 

Hace un mes, las tres cuencas hidrográficas que tienen declarada la situación oficial de sequía, Duero, Júcar y Segura, estaban al 39,4 por ciento; 26,8 por ciento y 16,3 por ciento respectivamente, por lo que en 30 días han sumado 23,1 puntos el Duero; 4,2 puntos, Júcar y 8,3 puntos porcentuales por ciento Segura. El Duero tiene ahora sólo mil hectómetros cúbicos menos que la media de los diez últimos años, 4.694 por los 5.615 de la última década.

 

 

Gran mejora de las reservas

 

La reserva hidráulica ha vuelto a crecer esta semana de lluvias que han afectado "considerablemente" a toda la Península y se sitúa en el 62,4 por ciento de su capacidad total, lo que supone casi 20 puntos más que justo hace un mes, el 27 de febrero, cuando se situaban en el 43,5 por ciento, según datos del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente. De este modo, en 30 días los embalses han sumado 10.557 hectómetros cúbicos y en la última semana han acumulado 1.251 hectómetros cúbicos, lo que supone el 2,2, por ciento de la capacidad total y en total albergan 34.980 hectómetros cúbicos.

 

El Ministerio destaca que esta semana las precipitaciones han afectado "considerablemente a toda la Península" y que la máxima se ha producido en Oviedo, con 107,8 litros por metro cuadrado. Aún así, a 27 de febrero los embalses todavía estaban casi un 25 por ciento por debajo de la situación un año antes y un 34 por ciento por debajo de la media de la última década y en la novena semana del año, 2018 era el cuarto año desde 1990 con menos agua embalsada, por detrás de 1992, 1993 y 1995.

 

 

Más agua que hace 1 año, por debajo de la media de la década

 

Un mes después, esta es la segunda semana consecutiva en la que los embalses están por encima de los valores de hace un año, con un 5,47 por ciento más de agua que en esa fecha. Sin embargo, aún no han alcanzado el valor medio de los últimos diez años, cuando guardaban 38.561 hectómetros cúbicos y se sitúan un 9,38 por ciento por debajo del volumen medio de agua embalsada en el decenio.

 

Por ámbitos, a 27 de marzo los embalses están al 94,5 por ciento en Cantábrico Oriental; al 91,7 por ciento en Cantábrico Occidental; al 80 por ciento, en Miño-Sil; al 88,9 por ciento en Galicia Costa; al 100 por cien las cuencas internas del País Vasco; al 62,5 por ciento el Duero y al 62,7 por ciento, el Tajo.

 

Además, Guadiana se encuentra al 60,4 por ciento; Tinto, Odiel y Piedras al 93,9 por ciento; Guadalete-Barbate, al 71 por ciento; Guadalquivir, al 59,4 por ciento; la cuenca Mediterránea Andaluza, al 54,3 por ciento; Segura, al 24,6 por ciento; Júcar, al 31 por ciento; Ebro, al 73,7 por ciento y las cuencas internas de Cataluña, al 59,4 por ciento.