La resaca del botellón de Carnaval en Valladolid: suciedad y nueve personas atendidas por intoxicación etílica

La noche del lunes fue intensa en la zona de Moreras, donde miles de jóvenes se reunieron para beber y dejaron consecuencias importantes.

Caminar por la zona de La Rosaleda en la mañana de este martes era tarea casi imposible, a pesar del trabajo de los empleados del Servicio de Parques y Jardines. De hecho, los corredores que iban por el paseo de la ribera del Pisuerga tenían un ojo puesto en el suelo para no tropezarse con botellas o clavarse algún cristal. Y es que la resaca del botellón del lunes de Carnaval ha sido importante.

 

Desde última hora de la tarde la Policía de Valladolid se colocó en los puentes de Poniente y de Isabel la Católica para supervisar la gran afluencia de chavales a la zona. Solamente realizaron una labor de prevención, y en ella levantaron "más de 15 actas por intervención de alcohol a menores" y 45 en total, según fuentes policiales. Pero, pese a que a algunos les requisaron el cargamento de bebidas, la fiesta no se aguó.

 

Minutos antes de las 23:00 horas se produjeron las primeras intoxicaciones etílicas en menores. Tres ambulancias tuvieron que atender simultáneamente a tres jóvenes en Moreras. Un poco más tarde, los servicios sanitarios fueron protagonistas en la Plaza de Poniente, donde otros dos requirieron atención por lo mismo.

 

En total, el servicio de emergencias recibió nueve llamadas entre las 22:30 del lunes y las 02:30 del martes de aquella zona, en las que se atendieron a nueve personas. De todas ellas, al menos cinco eran menores. Los datos, en comparación con la misma fecha en el año 2017, aumenta el número de atención a jóvenes ebrios que no han alcanzado la mayoría de edad, ya que en aquella ocasión fueron 15, siendo este año de 16 los atendidos, ya que la Policía informó de otros siete casos.

 

Fuentes policiales explicaron a este periódico que no pusieron denuncias por consumo de alcohol en la vía pública, algo que está prohibido, porque realizaron "una labor preventiva".

Comentarios

martapaseoisabelcatólica35 13/02/2018 18:04 #4
mala gestión del ayuntamiento. El ayuntamiento es responsable de impedir este botellón como el resto de botellones. Estos jóvenes presentan ya síntomas claros de una enfermedad que es el alcoholismo, por tanto son drogadictos y las autoridades son responsables de evitar estos comportamientos que generan delincuencia, inseguridad, delitos contra el medio ambiente, contaminación acústica, malestar entre los vecinos... Los usuarios de botellones deben ser multados y puestos en tratamiento médico pues son enfermos.
Khirs 13/02/2018 17:28 #3
Valladolid tiene una ley antibotellon hace más de 20 años. La puso el señor de la Riva. Pero no se pueden poner puertas al campo. Lo que se debe hacer es poner un botellodromo, una zona vigilada en la que se cobre por entrar para la limpieza de la misma y se vigile que todos los que entran tienen edad para beber lo que vayan a consumir. A los menores que se pille bebiendo algo que no pueden beber en vez de una multa trabajos sociales limpiando este mismo botellodromo al dia siguiente a las 8am.
vivaspañ 13/02/2018 15:21 #2
desde que la extrema izqueirda bolivaria e indipendestista gobierna todo es caos
Alcalde Nulo 13/02/2018 11:57 #1
¿Labor preventiva? Mis coj...... 33 Cuando por fin haya una ley anti botellón nos parecerá increíble que se haya permitido esto hasta ahora (como nos parece increíble que se fumara en bares y restaurantes antes de la ley anti-tabaco)

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: