La Redacción de Tribuna se aplica el #YoMeQuedoEnCasa

Nuestras delegaciones están vacías, pero la información llega puntual a todos nuestros lectores. El mismo espíritu informativo gracias al esfuerzo personal de una plantilla implicada en su trabajo en un momento delicado, duro, pero histórico. Hay que estar a la altura.

El coronavirus nos está cambiando la vida. El obligado asislamiento para frenar la expansión del virus está reconocido como el mejor método para evitar su propagación y frenar los contagios. El mandato de quedarse en casa nos implica a todos porque esto no es un juego. Pero hay cosas que no se pueden detener y una de ellas es la información, fundamental en unos momentos de gran necesidad de conocer cómo está la situación, recibir las indicaciones de las autoridades políticas y sanitarias y, por supuesto, entretener los espacios de ocio que genera esta nueva situación. 

 

#YoMeQuedoEnCasa se ha acuñado como un mandato de obligado cumplimiento, salvo en los casos excepcionales que han quedado recogidos en el Real Decreto de Estado de Alarma. Y en TRIBUNA GRUPO nos lo aplicamos sin renunciar a ofrecer la información que nuestros lectores merecen, desean y demandan. 

 

Todos los que formamos parte de la plantilla de Tribuna nos hemos implicado en el teletrabajo, convirtiendo nuestros hogares en la Redacción habitual donde pasamos tantas horas al día. Desde casa escribimos esta crónica y desde nuestras casas salen todas las informaciones que llegan hasta nuestra audiencia, cada día más amplia y siempre muy agradecida. La digitalización del periodismo nos ofrece estas posibilidades y nuestra cabecera, la única de información on-line en Castilla y León, está a su servicio.

 

Volveremos... 

 

La Redacción de Tribuna Salamanca está hoy en la casa de Félix, de Tamara, de Teresa, de María o de Isabel. La Redacción de Tribuna Ávila se ha instalado en el salón de Edgar y de Carlos. La Redacción de Tribuna Valladolid está en los hogares de José Ángel, Juan, Mitch o César. Las cabeceras comunes se han ubicado junto al sofá de Javier Ayúcar. La delegación comercial se ha trasladado a los espacios personales de Virgilio mientras que Isabel no ha tenido más remedio que trabajar en soledad en su despacho habitual de Salamanca para atender todas las obligaciones (y pantallas) de una dirección administrativa y de Recursos Humanos.

 

Pero todos estamos a una en la labor de sacar adelante este apasionante proyecto. Videoconferencias, multillamadas, chats grupales y, sobre todo, mucha ilusión en todos y cada uno de los que formamos esta familia que, desde la responsabilidad, nos hemos empeñado en trasladar a nuestra enorme comunidad de lectores toda la información que necesitan en este complicado proceso del Coronavirus. La tecnología pone a nuestro alcalce la posibilidad de cumplir con la recomendación/obligación del aislamiento. En eso estamos.

 

No sabemos cuánto durará toda esta situación. Pero sí estamos seguros de poner todo nuestro esfuerzo, coordinación e ilusión porque las diferentes cabeceras de Tribuna sigan siendo útiles para nuestros lectores. Ese es nuestro propósito sin olvidar que todos debemos cumpir con el #YoMeQuedoEnCasa

 

#YoMeQuedoEnCasa