La puesta a punto del césped de Zorrilla: “Una obra grande en tiempo mínimo”

El estadio continúa sin hierba a poco más de dos semanas para el estreno del Real Valladolid en casa, pero desde el club muestran confianza en que esté todo listo para el partido contra Osasuna.

El inicio de la pasada temporada dejó al Real Valladolid en mal lugar, cuando el FC Barcelona visitó Zorrilla en un césped que no estaba en las mejores condiciones. Los tepes fueron colocados días antes y no terminaron de asentarse, por lo que los focos, en un mal partido de los de Valverde -a pesar de la ajustada victoria-, se pusieron en el estado del verde.

 

Una publicidad negativa para el Pucela que en esta ocasión trató de no repetirse desde el primer momento, cuando se bajó el césped 80 centímetros con vistas a suprimir el foso y ampliar el aforo en 1.594 localidades. Las obras comenzaron a principios de junio, aunque el club tardó en hacerse con todas las licencias. Los días pasaron y los trabajos avanzaron, ya que el lavado de cara resulta importante.

 

Ahora, dos meses y medio después, y a falta de dos semanas para el primer partido en Zorrilla contra Osasuna, el césped sigue sin estar colocado. Desde el Real Valladolid muestran tranquilidad y confianza en que todo esté listo para entonces, aunque el encargado de ello, el ‘grounds manager’ del club, Antonio Blanco García del Pino, reconoció que se trata de “una obra grande en tiempo mínimo.

 

García, que este mes de agosto cumplió dos años en el Real Valladolid, destacó en varios tuits en su cuenta que los operarios “se están dejando la piel para llegar a tiempo”. “Estamos comprobando la tendencia a que cada vez más la lluvia llega en tromba. Dimensionamos y usamos ingredientes en la construcción de nuestro campo, que lo hagan óptimo para los retos de un futuro muy presente...”, explicó.

 

Y es que no es una obra normal, según se deduce de sus palabras, sino que en la entidad trabajan con los cambios que está experimentando -y experimentará- la climatología. Para muestra, las últimas lluvias fuertes que fueron protagonistas en la capital y provincia, donde las precipitaciones escasean y cuando llegan lo hacen a lo grande.

 

Además, han colocado una tela blanca -como se puede ver en las imágenes-, que es “un geotextil de alta densidad. “Aísla la caja del campo del suelo arcilloso subyacente haciéndolos independientes. Evita la contaminación de materiales y ayuda a la evacuación de mayor cantidad de agua, señaló.

 

La colocación de los tepes está prevista para esta misma semana, por lo que tendrían algo más de 15 días para asentarse. ¿Será suficiente? Es la pregunta del millón. El ‘grounds manager’ del Real Valladolid explicó que “depende de muchos factores” el tiempo que tarden en agarrar. “Hay tepes y suelos sobre los que se podría jugar el mismo día de su extendido”, sentenció.

Noticias relacionadas