La provincia de Valladolid incrementa un 10 por ciento, hasta los 58 millones, su financiación para Servicios Sociales

Los 58 millones destinados a la provincia de Valladolid se distribuirán en 19,2 millones en 2017; y 39 millones repartidos en las anualidades de 2018 y 2019.

La provincia de Valladolid contará en los tres próximos años (2017-2019) con una financiación de más de 58 millones de euros para la prestación de Servicios Sociales merced al Acuerdo Marco que regula la financiación que transfiere la Junta de Castilla y león a los ayuntamientos de más de 20.000 habitantes (tres en la provincia) y a la propia Diputación. Esta cifra supone el aumento de casi un 10 por ciento respecto al periodo anterior, tal y como ha informado el Gerente de Servicios Sociales, Carlos Raúl de Pablos.

 

El gerente ha recordado que en todo el territorio de la Comunidad se destinarán más de 316 millones de euros para Servicios Sociales. El Acuerdo trae novedades: además del incremento de la financiación, se amplía la vigencia a tres años, lo que permitirá a las corporaciones locales incrementar las plantillas. En Valladolid de esta forma se contratará a 14 profesionales más.

 

Otra de las novedades, según ha señalado el gerente de Servicios Sociales, es el incremento de la ayuda a domicilio con 1,2 millones más en la provincia de Valladolid que servirán para atender a 4.700 personas. Por último, se ha asegurado que la apuesta por el medio rural es clara.

 

Los 58 millones destinados a la provincia de Valladolid se distribuirán en 19,2 millones en 2017; y 39 millones repartidos en las anualidades de 2018 y 2019. Esta financiación se repartirá en tres áreas. Casi 14 millones se destinarán a los profesionales de los equipos de Acción Social Básica que atienden cada año a 180.000 personas.

 

El grueso de la inversión (35.6 millones) se destina al área de atención a las situaciones de Dependencia en la provincia, con programas como el de ayuda a domicilio, servicio de apoyo familiar a personas en situación de dependencia y discapacidad, envejecimiento activo, prevención de la dependencia, servicio de formación de personas cuidadoras no profesionales, teleasistencia, servicios de atención en centros residenciales y en centros de día para personas mayores en situación de dependencia y servicios de atención residencial o vivienda para personas con discapacidad y centros de día para personas con discapacidad.

 

Por último, el tercer área (dotada con 8,7 millones) se destina a la Red de protección de las familias y personas. En este caso, las líneas también son variadas: servicio de apoyo familiar y técnico para familias vulnerables, ayudas para situaciones de urgencia social, servicio de apoyo preventivo a la infancia y a la adolescencia en situación de riesgo, programa Crecemos, servicio de apoyo familiar para la protección a la infancia y el servicio de actuaciones preventivas para familias con hijos menores en situación de riesgo.