La Policía presenta 13 denuncias en la campaña de transporte escolar, una por conducir drogado, en Valladolid

Un control de buses escolares en una campaña de la DGT.

La más grave fue la del conductor que dio positivo en cocaína tras dejar a 49 alumnos en el IES Juan de Juni.

La Policía Municipal de Valladolid ha presentado 13 denuncias en la campaña de transporte escolar llevada a cabo entre los días 27 de noviembre y 1 de diciembre, una de las cuales por conducir bajo la influencia de sustancias estupefacientes, han informado a Europa Press fuentes policiales.

 

En concreto, se han inspeccionado 19 vehículos y se ha denunciado a 14 de ellos, con un total de 13 denuncias -otra más que se ha impuesto no se contabiliza por no ser específica de la campaña-.

 

En nueve de los casos se ha denunciado por carecer o no llevar autorización para este tipo de transporte, en dos por no tener o portar seguro obligatorio de responsabilidad civil, una por una anomalía en el dispositivo de las puertas y una por conducir bajo la influencia de sustancias estupefacientes.

 

Con la información recabada, la Policía Municipal considera que el transporte en la ciudad puede calificarse de "seguro", sin que esto sea óbice para continuar con este tipo de inspecciones aleatorias con el fin de erradicar totalmente las posibles infracciones y deficiencias detectadas.

 

En este sentido, ha apuntado que la mayoría de las infracciones son por temas administrativos y la única "realmente grave" es la cometida por el conductor que el día 28 de noviembre dio positivo en consumo de cocaína.

 

LLEVABA 49 ALUMNOS

 

Los hechos se produjeron en torno a las 08:00 horas del día 28, cuando se practicó la prueba de sustancias estupefacientes al conductor de uno de los autocares que transportan a los alumnos del Instituto de Educación Secundaria Juan de Juni, en la calle Mirabel.

 

Después de descender del vehículo los 49 alumnos que transportaba, se practicaron las inspecciones pertinentes para comprobar si cumplía con la normativa para este tipo de transporte -se impusieron tres sanciones por sendas infracciones- y, aunque el conductor no presentaba síntomas, se le practicaron sendas pruebas de alcoholemia y drogas -habituales durante estas campañas-.

 

En esta última arrojó un resultado positivo en cocaína, por lo que se inmovilizó el autocar hasta que se hizo cargo otro conductor y se levantó también la correspondiente denuncia administrativa que supone una sanción de 1.000 euros y la retirada de seis puntos del permiso de conducir, independientemente de la posibilidad de ser delito en función de los resultados definitivos de la prueba.

 

Por lo que se refiere a la inspección rutinaria del vehículo, se detectaron además tres infracciones por las que fue denunciado.

 

En concreto, la más grave es no llevar el seguro de responsabilidad civil para este tipo de transporte escolar -además del obligatorio-, algo por lo que la multa es de 200 euros si se demuestra que cuenta con él, ya que de lo contrario se impondrá a la empresa una sanción de más de 2.000 euros.

 

Asimismo, se presentó otra denuncia por no llevar el vehículo la tarjeta habilitante para prestar este tipo de servicios, lo que también supone una multa de más de 200 euros y, en caso de carecer de ella, a partir de 4.000. Finalmente, se denunció también la falta de renovación de un extintor, lo que conlleva sanción también en este caso de 200 euros.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: