La Policía Municipal de Valladolid pone a raya camiones y furgonetas desde este lunes

Un agente municipal maneja el tráfico de Valladolid. BORIS GARCÍA

Este lunes comienza una campaña en la que se revisarán autorizaciones, condiciones técnicas y elementos de seguridad, además de ciertas medidas sobre los conductores.

La Policía Municipal de Valladolid pondrá en marcha una campaña especial de vigilancia y control de camiones y furgonetas en las que se revisarán autorizaciones y documentos, condiciones técnicas y elementos de seguridad, sobre los conductores se verán los permisos de conducir, periodos de conducción y descanso y consumo de alcohol.

 

La campaña, que se desarrollará en paralelo a la que llevará a cabo la Dirección General de Tráfico a nivel nacional desde el próximo lunes hasta el domingo, se pretende contribuir a la disminución de accidentes de este tipo de vehículos y facilitar los datos obtenidos a la Dirección General de Tráfico para su estudio y tratamiento a nivel nacional.

 

Fuentes de la Policía Municipal, en un comunicado recogido por Europa Press, han incidido en que conducir una furgoneta no es igual que conducir un turismo, "el comportamiento dinámico es diferente, sobre todo si va cargada, la sujeción de la carga es vital, cualquier desplazamiento de la misma cambia el comportamiento dinámico del vehículo por desplazamiento del centro de gravedad".

 

Además, han señalado que el riesgo en la conducción de camiones y furgonetas es mayor que en turismos, debido a la carga que transportan y a un menor equipamiento de seguridad activa y pasiva, sin embargo la sensación de seguridad por el mayor tamaño del vehículo, menor velocidad y elevación de la cabina hace que el número de distracciones sea mayor y el uso del cinturón de seguridad menor.

 

La Policía ha añadido que existe también un mayor riesgo para los ocupantes de otros vehículos y peatones, especialmente en zona urbana; en 2014 de los 519 fallecidos en accidentes de tráfico en los que estuvieron implicados camiones o furgonetas el 65,29 por ciento de los muertos eran ocupantes de otros vehículos o peatones, y este porcentaje se eleva hasta el 90,36 por ciento en zona urbana.