La Policía ha retirado en lo que va de año 54 vehículos abandonados en las calles de Valladolid

Imagen de la grúa municipal retirando un vehículo en situación de abandono.

Para que un vehículo pueda ser considerado abandonado tienen que mostrar desperfectos evidentes que impidan su circulación o permanecer estacionados en un mismo lugar más de 30 días.

La Policía Local de Valladolid ha retirado en lo que va de año un total de 54 vehículos abandonados en la vía pública. Un dato que va camino de situarse en el mismo nivel que en 2018, cuando el total de automóviles retirados de las calles vallisoletanos por abandono fue de 74. Una cifra muy superior a la de 2017, con 41 vehículos.

 

¿Pero quién abandona un vehículo en plena calle? La respuesta por parte de la Policía es clara: “Hay ciudadanos que dan de baja el automóvil o lo cambian por otro y no se preocupan en llevar el vehículo a un desguace o a un depósito”, relatan desde la oficina de Relaciones Externas de la Policía. Siempre en los barrios, lógicamente donde no exista la Zona ORA.

 

Pero para que se produzca la retirada de un vehículo abandonado se tienen que dar dos supuestos, que se recogen en el Reglamento Municipal de Tráfico, concretamente en el artículo 107. “Presentar desperfectos evidentes que impidan su circulación, por ejemplo que le falte una rueda, o permanecer más de 30 días estacionados en un mismo lugar”, explican fuentes policiales. Cabe recordar que el máximo de estacionamiento en cualquier calle, que no esté regulada por el sistema ORA es de 30 días; a partir de este momento se impondrá una sanción leve de 90 euros.

 

Una vez que los policías determinan el abandono, se notifica al propietario esta circunstancia. Asimismo se coloca una “pegatina fosforescente” en el que se indica la obligación de mover el vehículo, en caso de que no presente desperfectos que impidan su circulación. A los 20 días de este hecho, el vehículo ya es retirado por la grúa municipal y se conduce hasta el depósito municipal de vehículos, ubicado en el parque del Peral.

 

A los dos meses de la notificación, los vehículos se enoltan para ser subastados entre los desguaces que cuenten con la pertinente directiva de Centros Autorizados de Tratamiento de Vehículos (CATV). No obstante, desde la Policía Municipal se explica que en situaciones determinadas, el propietario del vehículo podrá formalizar un recurso para revertir la situación. “Supongamos que el dueño ha estado ingresado en un hospital durante dos meses y no se le ha podido notificar, en ese caso podrá formular un recurso para poder retirar su vehículo”. No obstante, son situaciones que –desde el depósito- califican de “infrecuentes”. “Nadie reclama los coches que llegan tras un expediente por abandono”, explican.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: