La Policía denuncia al dueño de un perro de raza potencialmente peligrosa que no llevaba correa ni bozal

La Policía de Valladolid se ha visto en la obligación de sancionar a un ciudadano que llevaba a su perro de raza potencialmente peligrosa sin bozal. Ha ocurrido esta mañana en el barrio vallisoletano de Pajarillos, cuando el perro esperaba, sin correa, a la puerta de un bar donde permanecía su dueño. Agentes de la Policía de Valladolid recuerdan la obligatoriedad que las razas, denominadas como potencialmente peligrosas, deben llevar en la vía pública un bozal de proyección para evitar posibles ataques a los ciudadanos.