La Policía de Valladolid presenta 14 denuncias por irregularidades en el transporte escolar

La Policía Municipal de Valladolid ha levantado 14 actas dirigidas a la Consejería de Fomento y otras tantas denuncias para la Dirección General de Tráfico (DGT) en el marco de la campaña especial de vigilancia de transporte escolar.

 

A lo largo de la misma, entre los días 17 y 21 de octubre, se han llevado a cabo 35 inspecciones en 13 colegios de la ciudad y, además de las citadas actas y denuncias, se realizaron cuatro informes remitidos a la administración municipal.

 

Respecto a la tipología de infracciones, fuentes de la Policía Municipal han señalado a Europa Press que tanto las que se refieren a la Ley de Transportes (LOTT) como a la normativa de Tráfico, se ha comprobado que la gran mayoría afecta a deficiencias técnicas y mecánicas de los vehículos y una "mínima parte" a cuestiones de documentaciones y autorizaciones.

 

En concreto, las actas dirigidas a la Consejería ha consistido en carecer de título habilitante (dos), no presentar disco tacógrafo debidamente (una), carecer de autorización escolar (tres), irregularidades en el tacógrafo (dos), carecer de papel en impresora o de certificado de actividades (una en cada caso), carecer de guía acompañante (dos), no llevar el vehículo autorizado (una) y no colaborar en la inspección (otra), han informado a Europa Press fuentes municipales.

 

Por otro lado, las denuncias dirigidas a la DGT han consistido en anomalías en las puertas de empergencias (cinco casos), mal funcionamiento del mando central de seguridad (tres), carecer de señal V-10 (transporte escolar) y V-6 (en cuatro ocasiones) y deficiencias o carecer de martillos de emergencia (otras dos).

 

Entre las actuaciones realizadas en la campaña se planifican los aspectos necesarios para la consecución de los objetivos marcados, dentro de los que destacan comprobar que el servicio de transporte escolar de la ciudad cumple con la normativa vigente; denunciar todas las infracciones detectas; analizar, y en su caso determinar, si el transporte escolar de la ciudad se le considera seguro o, por el contrario, no lo es, y en su caso determinar medidas necesarias para mejorarlo.