La Policía de Valladolid podrá utilizar los nuevos drones a partir del próximo lunes
Cyl dots mini

La Policía de Valladolid podrá utilizar los nuevos drones a partir del próximo lunes

La Policía Municipal de Valladolid podrá comenzar este lunes a utilizar en tareas de control, vigilancia y seguridad los dos drones adquiridos en los últimos meses

El alcalde de Valladolid, Óscar Puente, y el concejal de Salud Pública y Seguridad Ciudadana, Alberto Palomino, han visitado este viernes las instalaciones del Centro Municipal de Acústica en las que se han llevado a cabo los vuelos de prácticas de estos vehículos aéreos pilotados de forma remota (RPAS en sus siglas en inglés).

 

Como ha apuntado el concejal, que también ha participado en el curso de formación y pilotaje de drones, ha apuntado que los aparatos podrán verse en el cielo de Valladolid "en cualquier momento a partir del lunes".

 

El sistema en cualquier caso se encuentra pendiente de la aprobación de un decreto del Ayuntamiento de Valladolid, y ya cumple con la normativa vigente y está coordinado con el Ejército del Aire, que tiene las competencias de control de la zona aérea de Valladolid.

 

Diez policías municipales, previamente formados, se encargarán de pilotar los drones adquiridos por el Ayuntamiento de Valladolid para complementar las tareas de control, vigilancia y seguridad, después de haber tramitado el permiso correspondiente con el Ejército. De hecho, cada salida de los drones al espacio aéreo de la ciudad debe comunicarse a la Base de Villanubla.

 

Tras la adquisición por parte del Ayuntamiento de las dos unidades de RPAS, este viernes el alcalde, el edil y la jefa de la Policía Municipal, Julia González Calleja, han explicado las actividades específicas para las que se podrá utilizar a estos drones.

 

Así, se ha mencionado opciones como vigilancias, búsqueda y rescate de personas, incendios, controles de masas y aforos, dispositivos de seguridad y controles específicos de tráfico, reconstrucción de accidentes, así como colaboraciones estrechas con otras áreas como medio ambiente, para la búsqueda de posibles vertidos ilegales, o con urbanismo.

 

Fuentes municipales han recordado que la decisión de optar por estos sistemas se adoptó antes del pasado verano, con la intención de realizar tareas vinculadas a las medidas de prevención del COVID-19, aunque los aparatos serán utilizados en todas las funciones posibles.

 

CÁMARA DE INFRARROJOS, LINTERNA Y ALTAVOZ

 

Los drones están provistos de herramientas de grabación, con modalidad visible o de infrarrojos, algo que puede ser útil en funciones como la búsqueda de personas o la observación de incendios para asistir al Servicio de Bomberos. Como ha descrito Puente, estas pequeñas aeronaves "llegarán lugares a donde no pueden llegar los ojos de los policías".

 

El alcalde ha puesto el ejemplo de comprobar con un dron a través de la ventana qué ocurre en una vivienda situada en el sexto piso de un inmueble si los vecinos advierten de que una persona mayor que vive allí lleva varios días sin dar señales de vida.

 

Los equipos que dirigirá la Policía Municipal podrán sobrevolar todo el espacio aéreo de Valladolid, ya que ningún edificio de la ciudad supera los 120 metros de altura y esa es la altura máxima que, por normativa legal podrán alcanzar, si bien el edil de Salud Pública y Seguridad Ciudadana ha apuntado que podría llegar incluso a los 6.000.

 

Los aparatos se pueden controlar de manera remota a una distancia de 10 kilómetros, pero la normativa para su uso policial establece que para operarlos tiene que haber un agente de Policía a una distancia de no más de 500 metros. Aun así, con ese radio de acción y una altura máxima de 120 metros la superficie que pueden permitir vigilar es notable.

 

El presupuesto total ronda los 18.000 euros, de los que más de la mitad se lo lleva el coste de los aparatos, 9.803 euros. A ello se añade el coste del curso de formación, con 5.687 euros; el ordenador --1.457--, dos tablet --600 euros--, y un transmisor --389 euros--.

 

Estos vehículos aéreo no tripulado RPAS son del modelo Mavin Air 2 Enterprise --de la marca DJI--, con una autonomía de media hora, una dimensión de 40 centímetros de diámetro y 1,4 kilos de peso.

 

Los dispositivos cuentan con utilidades como las mencionadas videocámaras, una linterna que proyecta una intensa luz y se le puede acoplar un altavoz que en determinadas situaciones se podría utilizar para lanzar advertencias a ciudadanos, aunque Alberto Palomino ha precisado que esa no será la principal utilidad. Además, se cuenta con dispositivos de control remoto, dos tablet y un ordenador en los que se reciben las imágenes que capten los drones para su observación.

Noticias relacionadas