Cyl dots mini

La Policía cree que "mayoritariamente" se están respetando los nuevos carriles de bus-taxi

Las principales calles que han cambiado son plaza de Poniente, Cebadería, Cánovas del Castillo, Fray Luis de León, López Gómez y Miguel Íscar, entre otras.

La Policía de Valladolid está vigilando que los conductores respeten las nuevas señalizaciones de ciclocarriles y carriles exclusivos para autobús y taxi que en los últimos días han reordenado la circulación de varias calles del centro. Como en todas las actuaciones importantes, la opinión se divide entre los que ven bien esta iniciativa y los que no han dudado en cargar contra el Ayuntamiento.

 

Lo cierto es que la Policía Municipal de Valladolid cree que “mayoritariamente" se está respetando por parte de los conductores. Ya avisó la intendente jefe de la Policía Municipal de Valladolid, Julia González Calleja, que se podría comenzar a denunciar "ya mismo" a aquellos que no respeten la señalización horizontal.

 

No obstante, comentó que durante unos días se seguirá en un periodo de adaptación, hasta que los conductores se acostumbren a la norma. "Nuestra labor es vigilar, educar e informar" y cuando se explica la señalización a los conductores en muchos casos dicen que "no se habían dado cuenta", explicaba Julia González hace algunos días.

Las principales calles que han cambiado son plaza de Poniente, Cebadería, Cánovas del Castillo, Fray Luis de León, López Gómez y Miguel Íscar, entre otras.

 

Por su parte, el concejal Luis Vélez ha añadido que el diseño de las calzadas, con el carril bus-taxi a la derecha y el ciclocarril que deberán compartir el vehículo privado y las bicicletas, a la izquierda, es el diseño que se da "en general" en otras ciudades, donde "el carril bus-taxi no es compartido con la bicicleta".

 

El edil ha añadido que un motivo es que el objetivo de la reordenación es que el transporte público gane en velocidad comercial, por lo que "si se mete a la bicicleta en el carril bus se va a perder en parte el objetivo que se pretende".

 

En el denominado ciclocarril, compartido entre vehículo privado y bicis, Vélez ha defendido que se ha limitado la velocidad a 30 kilómetros por hora "con lo que se pacifica el tráfico y no tiene por qué haber riesgos".