La Policía a caballo dice adiós a Valladolid

Otra de las ideas de ahorro de Puente pasaba por suprimir esta unidad policial, que desapareció el 31 de agosto. TRIBUNA

Los once agentes que formaban parte de la Unidad se han incorporado este lunes a otros servicios "con total normalidad", como ha explicado el Ayuntamiento.

Adiós a la Policía montada en Valladolid. Tal y como se anunció hace unas semanas, el Ayuntamiento ha confirmado este lunes por la mañana la desaparición de esta Unidad, cuyo último servicio fue prestado este domingo. A partir de ahí, tal y como el concejal se comprometió con los agentes y trasladó públicamente, ha dejado de estar operativa.

 

Los 11 agentes que forman parte de la Unidad, han pasado a reforzar otros servicios de la Policía Municipal con absoluta normalidad. En cuanto a las yeguas, propiedad del Ayuntamiento, según Vélez, “se siguen realizando gestiones con el fin de llegar a un Convenio o acuerdo para la cesión a otra entidad o administración”.

 

Mientras tanto, los animales seguirán con los cuidados necesarios, alojados en la Escuela de Equitación “El Centauro”, situada en Tudela de Duero. Para ocuparse de su correcto cuidado, y hasta que el Ayuntamiento deje de ser su propietario, se ha destinado a tres agente.

 

Cuando se cumplen prácticamente tres años de la creación de la Unidad de Policía a Caballo, el concejal Luis Vélez “ha reconocido una vez más el trabajo y esfuerzo de los agentes destinados a esta Unidad, que la pusieron en marcha desde cero y se han entregado en cuerpo y alma al servicio”.

 

Así, Vélez ha recordado que “la creación de la Unidad fue una decisión política arbitraria sin contar con nadie, ni con ningún informe que avalara la utilidad de esa decisión. La escasez de recursos humanos y materiales han hecho aún más innecesario en el tiempo su mantenimiento”.