La Plataforma por las Libertades de Valladolid critica la multa a uno de sus miembros en una pegada de carteles

Imagen del incidente. Foto: Plataforma por las Libertades.

Uno de los participantes en la protesta ha sido multado con 601 euros, cuando un Policía municipal requirió todos los carteles que iban a pegar en protesta contra la Ordenanza Mordaza. 

La Plataforma por las Libertades de Valladolid ha criticado que la subdelegación del Gobierno haya multado a esta organización por la pegada de carteles organizada el pasado día 16 de diciembre en protesta contra la Ordenanza Mordaza,.

 

La pegada de carteles comenzó en la Plaza de la Cruz Verde. Según relatan fuentes de la propia Plataforma, “nada más comenzar se acercaron unas personas de paisano que resultaron ser policías municipales”, han explicado en un comunicado.

 

“A un compañero que se encontraba a la altura del kiosco que existe en dicha plaza una de estas personas de paisano con un gorro y con parte de la cara oculta con una especie de bufanda (braga) se abalanzó sobre él garrándole fuertemente por la mano con la que llevaba un carro de la compra y sin su permiso procedió a abrir el carro, comprobando que dentro del mismo llevaba carteles y pegamento, conminándole para que le entregara el carro y los objetos que llevaba dentro, a lo que se negó puesto que no existía ninguna razón para que le quitaran ni el carro ni los objetos que llevaba dentro, en concreto los carteles informativos dirigidos a los ciudadanos de Valladolid sobre la limitación a la libertad de expresión y de manifestación en la que incurre la ordenanza mordaza”, explican.

 

Según han asegurado, la Policía Local se llevó el carro de la compra, los carteles y el pegamento que fue devuelto dos días después, “una vez obtenido el objetivo de limitar el derecho de expresión de los ciudadanos”. “Si eran policías municipales, ¿por qué motivo van de paisano? ¿Para colaborar con los ciudadanos de Valladolid o para reprimirlos?”, se preguntan en el comunicado.

 

Posteriormente, el Ayuntamiento de Valladolid, siempre según estas fuentes, envió la denuncia a la delegación del Gobierno de Castilla y León y abren un expediente sancionador a uno de los miembros de la plataforma, imputándole una falta grave de desobediencia y con propuesta de 601 euros. “Se trata de un compañero que pertenece al colectivo de Parados en Movimiento y que se encuentra sin trabajo”, aseguran desde la Plataforma.

 

Según han denunciado, la actuación del Policía Municipal de paisano es “irregular”. “Vulnera el artículo 20 de la Constitución Española. En el apartado 5 dispone que sólo podrá acordarse el secuestro de publicaciones, grabaciones y otros medios de información en virtud de resolución judicial, por lo que la retirada de los carteles que llevaba el expedientado con información contra de la ordenanza mordaza, sin previa autorización judicial, por parte de los policías, fue anticonstitucional”. Por último, concluyen el comunicado diciendo a Óscar Puente:Señor alcalde, somos ciudadanos libres, no súbditos”.