La Piedad luce en una agradable noche vallisoletana

La procesión salió poco después de las 00:00 horas de este jueves para cerrar una intensa tarde de desfiles.

El Miércoles Santo terminó con dos procesiones que empezaron ya el jueves. Pero la medianoche se portó con Valladolid, que registró muy buena asistencia en La PiedadY es que la hora no fue un impedimento para los miles de vallisoletanos y turistas que la siguieron desde la Iglesia de San Martín. Los 9ºC que marcó el termómetro también se convirtieron un aliado en una noche mágica, en la que brillaron los tres pasos.

 

Mucho antes de la hora de salida la gente llenó San Martín y sus aledaños, lo que propició que los bares de la zona estuvieran llenos. Hosteleros, cofrades y espectadores vivieron un 'win-win' de manual, ya que todos salieron ganando.

 

De esta manera, unos minutos después de la medianoche salió el paso del 'Cristo de la Humildad'. El silencio fue otro de los grandes protagonistas, en un momento de admiración hacia la talla de José de Rozas (1691). Abierta la puerta de la iglesia, el 'Cristo de la Cruz a María', una talla de la Escuela de Gregorio Fernández (1642) que cuenta con la mano de José Antonio Saavedra (1995) en el cuerpo de José de Arimatea, fue el siguiente en salir.

 

Tras los dos 'aperitivos', fue el turno del paso más esperado, y el último en salir, el de 'La Quinta Angustia' (Gregorio Fernández, h. 1625). La expectación fue máxima en un gran cierre, aunque ese solo fue el principio. La procesión desfiló por diferentes calles cercanas acompañada de un escuadrón a caballo, escuadra y alumnos de la Academia de Ávila del Cuerpo Nacional de Policía.

La Quinta Angustia. SERGIO SANZ
Ver album