La peor cara, en el peor momento
Tribuna mini Saltar publicidad
Banner va ciudad pro%cc%81xima 800x800 tribuna file
Cyl dots mini

La peor cara, en el peor momento

El Real Valladolid perdió un partido en que mostró una cara jamas vista en la era Sergio, con muchos errores en defensa que han vuelto a costar puntos.

Dos puntos de 15 son los que se cosecha el Real Valladolid en estos primeros cinco partidos de la temporada coincidiendo con un nuevo parón de selecciones. Los blanquivioletas volvieron a perder, esta vez ante el Eibar de Mendilibar, dando una imagen muy pobre desde que falló un penalti y que volvió a mostrar que los fallos derriten a este equipo y se volvieron a penalizar con goles en contra.

 

Es cierto que hay bajas, que el equipo se supone que se está acoplando a un nuevo estilo de juego algo más ofensivo, pero después del partido hecho ante el Real Madrid, perder de esta manera el encuentro es un duro mazazo para todo el equipo y más cuando tus erros son los que vuelven a condenarte. Del penalti polémico, pero tonto, por mano de El Yamiq, el equipo se supo rehacer, pero tras fallar un penalti a favor se calló el equipo como un castillo de naipes para acabar sucumbiendo ante un Eibar que tan solo tuvo que aprovechar los errores pucelano para llevarse los tres puntos del José Zorrilla.

 

Los primeros minutos fueron prometedores y la alineación no dejaba a nadie indiferente. Los pucelanos estaban enchufados, con mordiente, pegajosos en la presión, con las señas que Sergio intenta implantar al equipo esta temporada. Orellana obligó a Dimitrovic a sacar un magnífico pie para salvar el primero, en el diez, pero con el paso de los minutos el choque tendió a igualarse. El mazazo llegó a los 28 minutos cuando la mano en el despeje del El Yamiq acabó en pena máxima que Burgos transformó sin apuros.

 

Por suerte el equipo se rehizo rápidamente. Entre Kike y Nacho se inventaron una jugada que acabaría con el gol de Toni Villa, que daba aíre al equipo. Al descanso las sensaciones eran buenas y el arranque de la segunda mitad así lo refrendaba cuando, de nuevo, Toni Villa conseguía forzar un penalti que desataba la ilusión, pero que acto seguido se convertiría en el principio de la caída del equipo. Dmitrovic conseguía detener la pena máxima a Sergi Guardiola, que minutos más tarde conseguía marcar, pero su gol fue anulado por fuera de juego.

 

En el minuto 73 cuando Diop fue expulsado por roja directa por una entrada a Kike Pérez y de nuevo el encuentro se ponía de cara, pero lejos de la realidad, a pesar de que el Real Valladolid trató de cambiar la dinámica del partido para ponerla a su favor, el Eibar se hizo sueño y señor del balón, tanto es así que en el descuento Kevin Rodrigues echaba por tierra todo y hacía el 1-2.

 

Nacho se lamentaba enormemente por no ser contundente en la marca. Una jornada más el Real Valladolid se llevar un duro golpe y parece que comienza a dar vueltas sin saber bien donde. Ahora llega el parón, tiempo para recuperar a jugadores importantes, traer los jugadores que se necesitan para cerrar la plantilla y trabajar para comenzar a sumar de tres en tres cuanto antes.

 

Noticias relacionadas