La pandemia despierta el instinto animal en Valladolid
Tribuna mini Saltar publicidad
2 file
Cyl dots mini

La pandemia despierta el instinto animal en Valladolid

El corzo que se 'coló' este domingo por las calles de Valladolid.

El último episodio del corzo por las calles de la ciudad recuerda a otros que han tenido lugar este último año con pavos reales, un zorro e incluso un cocodrilo como protagonistas

La pandemia ha despertado el instinto animal en Valladolid, o al menos eso parece. Desde comienzos del año pasado, con el arranque de la etapa Covid a nivel mundial, la provincia está viviendo diferentes avistamientos, apariciones o encuentros con el lado más salvaje de la naturaleza. ¿Por qué? El difícil decirlo.

 

Los primeros se achacaron a la ausencia de personas por las calles durante el confinamiento, pero el último de ellos, la carrera de un corzo –otro más- por las cercanías del centro de la ciudad este domingo no puede responder a este motivo. Repasamos todos los que se han dado durante este lapso de tiempo.

 

-El primer corzo en Valladolid: Hace poco más de un año, el 12 de abril de 2020 y con todo el mundo en sus casas durante el primer Estado de Alarma, asomó el primer visitante. Otro corzo optó por darse un paseo primero por el barrio de Parquesol, durante la mañana, para apenas unas horas después ser avistado en las inmediaciones de Puente Colgante, con lo que se deduce que este decidió continuar su paseo hacia la zona centro de la ciudad. Poco se supo de él después y las autoridades dieron por hecho que volvió a su hábitat natural.

 

-Pavos reales fuera del Campo Grande: Bien es sabido por propios y extraños que el Campo Grande de Valladolid es el espacio rey de los pavos reales. Pues bien, también en el primer Estado de Alarma, a mediados de mediados de marzo, varias de estas aves galliformes decidieron dar un garbeo por las cercanías invadiendo así el Paseo Zorrilla o la Acera de Recoletos. Algo impensable en plena ‘normalidad’ debido al paso de vehículos, sobre todo en el primer caso. Otro episodio para recordar, sin duda.

 

-El famoso cocodrilo de Simancas: Probablemente el caso más sonado de todos, incluso con repercusión a nivel nacional. A primeros de junio varias personas aseguraron haber visto a un cocodrilo en Pesqueruela, en el término municipal de Simancas, del que se llegó a encontrar lo que parecía su nido. ¿Cómo habría llegado allí? Nadie lo sabe. De hecho finalmente la Guardia Civil y el Seprona abandonaron la búsqueda después de varios días improductivos de búsqueda.

 

-Un zorro en el Campo Grande: Avanzando un poco más en el calendario, Tribuna de Valladolid informó sobre el avistamiento de un zorro en el espacio ajardinado en pleno centro de la ciudad, prácticamente a finales de octubre. Puede parecer un animal ‘no tan extraño’ en el entorno del Campo Grande, pero lo cierto es que resultaba un problema por lo peligroso que este hubiera resultado para pavos reales y demás aves. Pese a que se pusieron cebos y demás elementos para atraerle, este también debió volver a su hábitat por su propio pie, pues no se volvió a saber de él.

 

-Otro corzo de paseo: El último visitante del que ha habido noticia decidió pasear por las carreteras del Paseo Zorrilla… y lo hizo sin coche. Sí, el corzo de este pasado domingo no tenía carnet, por lo que fue detenido y puesto a salvo por la Policía Municipal llevándolo de nuevo al campo sin recibir ningún daño. Es cierto que a veces la realidad supera la ficción, también en Valladolid.

Comentarios

Marcos 27/04/2021 10:22 #1
El zorro no fue el que apareció en el parque Ribera de Castilla??? Apareció casi al día siguiente de la noticia atropellado al cruzar el puente de Michelín.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario:

Noticias relacionadas