La ‘Operación Chorros’ de Valladolid se salda con apenas 17 años de prisión para seis acusados

Un momento del juicio, que no llegó a celebrarse, por la 'Operación Chorros'. BORIS GARCÍA

Los traficantes de dos redes de menudeo de cocaína y hachís en la provincia, desmanteladas a mediados de 2013, se conformaron con diferentes penas, la más alta de cuatro años.

La ‘Operación Chorros’, por la que se desmantelaron dos de las redes más importantes de distribución de cocaína y hachís al menudeo en Valladolid en mayo de 2013, se ha saldado este martes con casi 17 años de prisión para seis de sus integrantes, prácticamente la mitad de lo que la Fiscalía pedía inicialmente para todos ellos, 32 años. Finalmente la conformidad de todos ellos para reconocer su culpabilidad, sumada al atenuante de cuatro de ellos por drogadicción, ha valido para reducir de semejante manera la condena.

 

En principio la vista estaba programada desde este martes hasta el jueves, pero finalmente, y sabiendo que había conformidad desde el primer momento, no se llegó al juicio y los seis traficantes apenas estuvieron quince minutos en la sala. De esta manera, Engels F.A.C. y Jesús H.M, los dos principales promotores de las dos redes, han quedado finalmente con cuatro años de prisión y multa de 15.000 euros en el primer caso y tres años para el segundo.

 

Por su parte, de mayor a menor condena, Juan Alberto V.V, Miguel Ángel B.A. y Alfredo Miguel A.S se han conformado con tres años y dos meses (y 35 euros de multa), tres años y dos años también de prisión, mientras que el sexto en cuestión, Jesús Francisco C.H, ha sido condenado a diecinueve meses de cárcel y la correspondiente multa de 900 euros. En todo caso la ‘Operación Chorros’ no está completamente cerrada, pues Said K. no se presentó al juicio en cuestión y continúa en paradero desconocido.

 

DOS REDES DE DROGA

 

Semejante operación fue considerada en su día como uno de los golpes más contundentes al tráfico de menudeo en Valladolid, hace ya casi dos años, toda vez que la organización actuaba en Olmedo, Peñafiel, Mojados y Arroyo de la Encomienda, además de en la capital. Nada menos que cuatro viviendas y tres locales fueron registradas en las primeras redadas, de manera que se incautaron 525 gramos de coca, 600 de sustancia de corte, 100 de marihuana, 200 de hachís y otros enseres como básculas de pesaje, 1.400 euros en efectivo y hasta diecisiete teléfonos móviles.