La odisea de estar 15 horas atrapada en la nieve, en palabras de una vallisoletana
Tribuna mini Saltar publicidad
Banner va ciudad pro%cc%81xima 800x800 tribuna file
Cyl dots mini

La odisea de estar 15 horas atrapada en la nieve, en palabras de una vallisoletana

Miembros de la UME quitan la nieve con palas. TRIBUNA

Lorena de Castro, jugadora del Parquesol Femenino, intentó viajar de Madrid a Valladolid en la tarde del sábado y vivió una experiencia “horrible” atascada en la AP-6 hasta las 9 de la mañana del domingo.

Pasar las últimas horas del Día de Reyes y las primeras del 7 de enero atrapada por la nieve no entró dentro de los planes de Lorena de Castro. Esta joven vallisoletana, que juega en el Parquesol Femenino, fue una de las afectadas por el temporal que tuvieron que pasar la noche del sábado en plena AP-6. Un mal trago que vivió junto a su pareja y que no desea a nadie.

 

“Salimos a las 18:00 horas de Madrid y antes de llegar al atasco no ponía nada. Pasamos la última salida y vimos un cartel que decía que la carretera estaba cortada. Si lo hubieran puesto antes, nos habríamos dado la vuelta. No sé a quién pertenece la culpa, pero la cagaron bien. Esto se sabía desde hace días y no puede ser que una autopista de pago no esté preparada. No tenían quitanieves disponibles, como si les hubiera pillado por sorpresa”, explica.

 

Ahí comenzó la odisea para ella. Nevaba muchísimo y no avanzábamos prácticamente nada. Sobre las 2 de la mañana ya no nos movimos en toda la noche. Hacía horrible y las carreteras estaban fatal. Pasaban las horas, no teníamos ninguna información y no veíamos quitanieves ni Guardia Civil. Empezamos a ayudarnos entre nosotros para habilitar un carril para las quitanieves, pero solo pasó una”, relata.

 

    La AP-6, nevada. TRIBUNA

 

Sin información de ningún tipo, los cientos de personas vivieron demasiadas horas con la incógnita de qué pasaría con ellos. “A las 4 pasaron dos quitanieves. No dijeron nada. Si te dicen que te tienes que quedar ahí toda la noche, te echas a dormir, pero no sabíamos nada, lamenta.

 

LAS REDES SOCIALES

 

Fue entonces cuando, ante la falta de noticias directas, los allí presentes utilizaron las redes sociales para buscar soluciones. “Empezamos a enterarnos de las cosas por Twitter y también lo utilizamos para ayudarnos entre los que estábamos ahí. Dijeron que iban a habilitar polideportivos, pero nadie podía salir de ahí; estábamos totalmente atrapados, cuenta.

 

Fueron momentos muy duros, ya que no podían dormirse por la ausencia de noticias directas. Por si fuera poco, la nieve continuó cayendo con fuerza y las temperaturas cada vez eran más bajas. “Tenías que salir del coche y quitar el hielo porque los cristales se congelaban y del capó para que el motor respirara, ya que algunos estábamos con la calefacción a tope, comenta.

 

   La UME trabaja para retirar la nieve. TRIBUNA

 

EL EJÉRCITO

 

Finalmente, todos los atrapados terminaron viendo la luz gracias a la labor de la Unidad Militar de Emergencias (UME): “Nos enteramos de que venía el ejército y que entre el kilómetro 65 y 70 estarían dando alimentos y bebidas, porque había personas mayores. Llegó sobre las 6 de la mañana, pero no se veía nada y no nos enteramos. No habíamos comido nada desde las tres de la tarde y solo teníamos un paquete de cuatro galletas. Procurábamos no beber porque si lo hacíamos nos tocaba salir a hacer pis y estábamos a temperaturas bajo cero.

 

Las horas pasando y los miembros de la UME comenzaron a trabajar para rescatarles. “El ejército quitó una parte de un guardarraíl y empezaron a sacar coches. Nos dijeron que no podíamos ir a Valladolid, que solo se podía volver a Madrid porque había un tráiler cruzado que taponó todo. Tuvimos que ir marcha atrás, porque teníamos la salida a 100 metros. Eran las 9 de la mañana y los coches no podían circular. Los del ejército quitaron la nieve con palas para sacar los coches porque habría unos 40 centímetros, explica.

 

Pudieron salir de ahí y regresaron a Madrid, donde pasaron el resto del domingo. “Nos hemos quedado en casa de familiares y no tenemos prisa porque no queremos volver a pasar por eso, cuenta. Lorena reconoce que “lo del ejército fue bueno”, pero cree “que se podía haber hecho antes.

 

“Tuve la suerte de estar acompañada y lo llevas mejor. Son muchas horas sin saber qué hacer y sin tener información y soluciones. No recomiendo esto a nadie. Fue horrible, sentencia, tras haber estado unas 15 horas atrapada en la nieve.

 

PARTIDO SUSPENDIDO

 

Curiosamente, su equipo, el Parquesol Femenino, jugaba el domingo en Madrid frente al Tacón. La expedición naranja no pudo llegar al encuentro por el estado de la carretera y este tuvo que aplazarse. Un partido que igualmente Lorena no hubiera jugado, ya que está lesionada.

Noticias relacionadas