La OCU presenta delegación en Valladolid
Tribuna mini Saltar publicidad
2 file
Cyl dots mini

La OCU presenta delegación en Valladolid

La apertura tiene por objeto mejorar la atención de los socios, impulsar campañas informativas y mejorar los derechos de los consumidores castellanoleoneses

OCU. AS

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) abre delegación en la calle Constitución 5 de Valladolid, sala contigua al Teatro Calderón,  y el acto ha sido presentado por Ileana Izverniceanu, directora de comunicación y relaciones institucionales de OCU, y Rebeca Miguel, delegada de OCU. Es una organización de carácter nacional que representa a 220.000 socios en toda España, de los cuales 12.300 son de Castilla y León, y 2.900 de ellos son de Valladolid. Comenzaron en País Vasco con sede en Bilbao y la de Valladolid es la quinta.

 

Según Izverniceanu, OCU piensa en “un tipo de consumidor vulnerable que, por edad, se maneja menos en el mundo online y vieron necesaria esa cercanía física” que se vio interrumpida con la crisis del coronavirus durante todo el año 2020. Buscan estar cerca de las inquietudes, problemas y consultas que tengan los consumidores de Castilla y León, y en concreto de Valladolid. Además, tienen la intención de “ser su voz” en cuanto a sus problemas, tener un vínculo estrecho con las instituciones de Castilla y León y ser una herramienta de organización de consumidores “fuerte e independiente”.

 

Durante 2020 las consultas y reclamaciones más comunes de los castellanoleoneses fueron las referidas a los bienes de consumo y los servicios financieros. Pero las que han registrado un mayor incremento son las relacionadas con el ocio y el transporte, habiéndose multiplicado por tres como consecuencia del coronavirus. Otras consultas frecuentes son las correspondientes a tasas e impuestos, operadores telefónicos, vivienda o las propias administraciones públicas.

 

La delegada de la OCU en Castilla y León, Rebeca Miguel, asegura que la organización defiende los intereses de las personas ante a las injusticias” y hace una referencia a la política de la OCU, que cumple con el servicio a la sociedad “en un mundo materialista y en una economía que de mercado tiene más bien poco, porque con frecuencia cometen abusos”.

 

La OCU, según Rebeca Miguel y haciendo alusión a una metáfora calderoniana, “está inmersa en una constante lucha en defensa de los consumidores y usuarios damnificados y, para ello, cuenta con asambleas informativas, el asesoramiento a sus socios y las acciones judiciales que desempeñan sus letrados”.